La solución a los fracasos

14 Abr

Quizás la solución a los fracasos y las decepciones del pasado fue restarle importancia desde el principio a aquello por lo que se luchaba: así en las derrotas todo dolía mucho menos, aunque entonces las victorias apenas tenían valor.


El problema de esto es cuando no se pudo restar importancia a un suceso porque había sentimientos de por medio. Puede que sea en esas derrotas cuando uno descubre que no sabe perder; que realmente nunca supo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *