Dejar de sentir

26 Jul

Hay veces (pocas por suerte) en que inevitablemente pienso en que no volveré a tener pareja o que el amor quizás no llegue en tiempo y forma. No es siempre, pero todos tenemos esas horrendas tardes de domingo o aleatorias noches en vela donde de repente nos acechan ese tipo de fantasmas y miedos.

Aunque quizás no es eso lo que me asusta. Quizás lo que realmente más me asusta sea dejar de sentir. Es que no sea capaz de volver a ilusionarme, a dejar un poco la razón a un lado para dar paso a más corazón. Eso es lo que realmente me aterra en la vida: dejar de sentir.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *