Una de resúmenes III

31 Mar

Cada vez que recuerdo el final del año pasado, ya de por sí bañado en decenas de historias, diciendo sobre el 2020 “a ver qué pasa” y “malo será”, no dejo de escapar una sonrisa. No, no es que las cosas vayan viento en popa, pero parece una curiosa profecía.

En 3 meses ha pasado de todo, dándole continuidad al año anterior. Me he mudado precipitadamente, a nivel laboral pasaron “cosas” que hicieron que echáramos infinidad de horas, ardió la cocina de la nueva casa, entró en escena el coronavirus y ahora se vislumbra un ERTE. Hay series en Netflix con menos contenido y puede que libros que también, como el que leí este mes (quizás esperaba mucho de él por las críticas y por eso me decepcionó tanto).

Libros:

  • La mujer que no existió (6.5)

Series:

  • Omnisciente (7.5)
  • Esta mierda me supera (7)
  • Kingdom (8.5)
  • Los asesinatos de Valhalla (8)

Películas:

  • El hoyo (5)

 

Y de música, este mes dejo esta canción que no es reciente, pero de la que me gusta mucho la letra de la primera parte.

Una de resúmenes II

1 Mar

Sigo con la idea de obligarme a escribir por aquí algo todos los meses. Tengo ya varios borradores de días en los que pienso cosas y las apunto con la esperanza de darles forma y sacar cosas bonitas. Pero como siempre digo, solo escribo bien cuando estoy triste, así que necesito el doble de esfuerzo para crear cosas que merezcan la pena en momentos como ahora en los que simplemente estoy normal, ni bien… ni tan mal.

Este mes pasado leí solo un libro (que me gustó bastante), “Amnesia” de Federico Axat. Habla sobre un padre que se ve envuelto en un asesinato que realmente nunca ocurrió. Tratando de alejarse del alcohol, luchando por no perder a su hija pequeña y con la ayuda de viejas amistades y de su hermano intenta arrojar luz sobre un extraño sueño en el que parecía haber asesinado a una mujer.

En series vi la segunda mitad de la última temporada de BoJack. Simplemente genial, dura y real. También la segunda temporada de Sex Education, algo floja al principio pero cogió un poco más de fuerza al final.

Libros:

  • Amnesia (8).

Series:

  • BoJack Horseman – 6ª temporada, final (8.5).
  • Sex Education – 2ª temporada (9).

Para acabar, una canción reciente de Residente, donde muestra una autobiografía de la cara B de un artista, él; nada es lo que parece y todos tenemos que luchar con no pocos fantasmas.

El final de BoJack Horseman

9 Feb

La temporada final de BoJack Horseman ha terminado y no ha decepcionado. En la primera mitad se puede ver un BoJack que por fin pudo tomar las riendas de su vida, empezó a preocuparse por los demás en vez de sólo en sí mismo y se convertía poco a poco en mejor persona (algo no muy complicado dado su historial).

En la segunda mitad de la temporada todo da un giro radical. El pasado persigue a BoJack, quien a pesar de haber cambiado y llevar una vida mejor, tiene que ver cómo todo se derrumba por los errores que un día cometió (quien dice un día dice toda la vida). De nuevo cae a los infiernos y tras pagarlo caro, logra salir y tener una nueva oportunidad; pero nada es lo mismo.

Es difícil no haberse visto retratado en algunas de las cosas que le han pasado a BoJack a lo largo de las seis temporadas que duró la serie. Y en ésta más fácil aún: ¿cuántas veces no hemos creído haber cambiado y tras suceder algo volvemos a ser los mismos de siempre? Es la eterna lucha por ser mejores y creer que no somos malas personas. Todos necesitamos creer eso.

La escena final, con BoJack hablando con Diane en el tejado, muestra también la crudeza de la vida en cuanto a amistades se refiere. Cómo dos personas que han sido tan cercanas y se han tenido tanto cariño, que han pasado tantas vivencias juntas, terminan dándose cuenta de que ya no tienen tanto en común y probablemente nunca vuelvan a verse. “I think there are people that help you became the person that you end up being, and you can be grateful for them even if they were never meant to be in your life forever. I’m glad i knew you, too”. El silencio posterior y la música final tras ese diálogo de despedida de Diane es fantástico y duro a la vez. Puedes querer mucho a alguien, pero hay veces que precisamente por eso debes dejarlo marchar.

Para poner el broche final dejo aquí la canción que cierra la serie (Mr. Blue, de Catherine Feeny). Al fin y al cabo, “what are you gonna do? Life’s a bitch and then you die, right?”.

 

Letra de Quema – Juancho Marqués

23 Nov

De casualidad apareció esta canción por Spotify y vi que Juancho Marqués era el mismo artista detrás de otra buena letra en una colaboración con La MODA. Dejo vídeo de la canción Quema y también la letra. Suena genial y me da la sensación que tiene otras muy buenas canciones.

 

Letra de Quema – Juancho Marqués

Apuntaba con pistola pero llevaba una rosa
en la mano, detrás de la espalda.
Afrontaba todo diciendo “qué más da”
con los dedos cruzados y en guardia.
Con más recuerdos que proyectos de futuro
empezó a escribir las cosillas pendientes.
No ponía la mano en la baldosa
porque la huella la dejaba en la gente.
Se guarda los problemas para casa
no es de confiar en nadie pero aprieta cuando abraza.
Mil doscientas conversaciones pendientes
y una máscara gigante oculta todo lo que le pasa.
Se acuerda de los suyos, es alguien mental
no ha conocido otra forma de rezar.
Les habla cada vez que se quiere matar
incluso le llegaba a funcionar.
Y una lágrima en la arena cayó el día que se fueron.
Era el de la buena cara para los demás.
Ahora se encuentra con ellos en los sueños
les abraza y están fríos, despierta en el suelo.

Después sale a la calle como si ná.
No lo evade como los demás,
Nunca ha sido como los demás.
Esperando ver amanecer.
Después sale a la calle como si ná.
No lo evade como los demás,
nunca ha sido como los demás.
Esperando ver amanecer.
Después sale a la calle como si ná.

[María José Llergo]
No quieras medir mi rumbo
mi destino es el que mandan mis estrellas.
No quieras herirme siempre
los cuchillos no se clavan en mi arena.
Y sé, que sólo el tiempo entiende mi loquera
que el dolor en mi fragua, ¡quema!
De momento quema.

Seamos breves, 2018

31 Dic

Es raro definir este año, incluso encontrarle título. Hace unos días escribí que si tuviese que comparar este año con una serie, diría que el piloto prometía, el desarrollo fue a menos y la season finale lamentable, digna de “todo mal”. Evidentemente, dentro de un contexto donde no ha pasado nada terrible; nunca hay que perder la perspectiva.

Simplemente he llegado al final de 2018 a rastras, magullado, cansado y mentalmente superado. Hay veces que hechos graves son los que te sacan del camino, en otras, simplemente es la consecución de derrotas en las pequeñas cosas las que terminan pasando factura. Este año han sido las segundas.

Ha habido viajes (pocos, cuenta pendiente para el año que viene), Dublín de los primeros y conociendo a gente que vale muchísimo la pena. También por Salamanca, Sevilla, Madrid, Isla Cristina y Cadalso. Y cómo no, Tánger pero por trabajo.

He visto un buen puñado de series y películas en 2018. Y me he quedado en 11 libros, algunos me han atrapado mucho y le robé horas al sueño. Para el año que viene, espero leer un poquito más.

A ratos ha sido un buen año, que simplemente ha ido enturbiándose poco a poco por pequeños tropezones. El trabajo ha sido duro, mucho, demasiado; llegando a pasar una factura mental desorbitada. Que entre la multitud haya gente maravillosa es lo que ha hecho que merezca la pena seguir con el día a día.

Físicamente, cuando las lesiones me han respetado, he estado genial y realmente satisfecho (¡un chaval, vamos!). Acabo el año de aquella manera con achaques que minan poco a poco, veremos qué dicta el año que viene, de momento trataré de recuperarme.

Y por lo demás, bueno, la vida. Tumblr ha servido para desahogarme, escribir cosas bonitas y bueno, intentar aceptar que no soy suficiente en varias cosas, por muy doloroso que sea.

Creo que en estas vacaciones y final de año, además de descansar y coger fuerzas, he llegado a intuir cómo va a ser el 2019. Luchar por volver a tener el control, divertirme y reflexionar cara al 2020. Muchas cosas deben cambiar. Besos y abrazos.