13 reasons why – (Por 13 razones) – Netflix

16 Abr

Hace poco he terminado de ver unas las mejores series que ha hecho Netflix hasta el momento y que está probablemente entre las tres que más me han gustado: 13 reasons why (Por 13 razones). El argumento es claro, una chica se suicida pero antes de hacerlo deja 13 cintas donde da los 13 motivos/personas que le han hecho tomar esa decisión. Cada una de esas personas escuchará sus cintas y se las deberá pasar al siguiente. No hay trampa ni cartón, la serie es esto y por mucho que deseemos lo contrario, la protagonista muere y no hay final feliz; el autor del libro (en el que se basa la serie), dijo que barajó no ser tan “cruel”, pero que se decantó por esta opción más trágica para dejar más huella.

Rodeada de una banda sonora excelente, con unos personajes muy trabajados y un argumento fuera de lo común, estamos ante una serie que no dejará indiferente a nadie que tenga un poco de corazón. El protagonismo se divide entre la chica que se suicida y el chico que la escucha (y que está secretamente enamorado de ella). Además de la pena que sentiremos por Hannah, empatizaremos con cada una de las emociones de Clay, lo que hará que estemos en una montaña rusa de sentimientos. Creedme cuando digo que es una bomba y que a veces tras ver algún capítulo sentiréis como el corazón se os ha puesto boca abajo o que alguien os ha dado un puñetazo en el estómago. “Por 13 razones” es tremendamente dura y tan pronto estaremos siento la alegría y el amor que desprende Hannah, como sufriendo con Clay según va escuchando las cintas, hasta llegar a un sentimiento de frustración e impotencia terrible.

Trata el suicidio, bullying, acoso, redes sociales… con naturalidad, hasta que muestra toda la crudeza y cómo a veces (no siempre porque haya mala intención real) los actos más nimios pueden llegar a desencadenar sucesos muy traumáticos para otras personas.

Quizás es una serie que debería ponerse en los institutos. “13 reasons why” no es una serie de adolescentes, aquí hay para todos, de hecho queda claro cómo los adultos juegan un papel decisivo ocultando o simplemente no queriendo ver algunas cosas. Como dice uno de los protagonistas, a Hannah le fallaron todos. Por cómo muestra el tema del suicidio (2 de los últimos capítulos son especialmente duros) deja huella especialmente. Como comenté anteriormente, el autor del libro en el que está basada la serie dijo que dudó sobre el final y pensó en hacerlo más dulce, con Hannah salvándose tras tomar una sobredosis de pastillas, pero que lo descartó porque eso le haría perder fuerza a la historia, por eso lo que retrata (sobre todo al final) es tan duro. Que esto no era “una historia más”, creedme cuando digo que no lo es.

Aunque algunas cosas parezcan terriblemente exageradas, no está mal recordar que en España el suicidio es la primera causa de muerte no natural. Aunque existen estadísticas sobre suicidios, no son especialmente reales porque muchas de estas muertes se enmascaran, ya sea por vergüenza o respeto a la persona fallecida. Aún así, en España en 2014 se suicidaron casi 4.000 personas, el doble que las víctimas de tráfico. Es algo oculto en nuestra sociedad (se justifica diciendo que así se evita “el efecto llamada”) y no se le dedica nada en comparación con lo que se gasta en campañas de concienciación sobre los accidentes tráfico o la violencia de género. Proporcionalmente el esfuerzo que hace la sociedad comparado con otras causas es irrisorio.

Es una serie que se sale de lo común y que sin duda merece la pena. Hace pensar, hace sentir, engancha y no defrauda. Dadle una oportunidad a “13 reasons why” y no olvidéis el mensaje que la serie quiere transmitir. Cualquiera podría ser Hannah. No debemos cometer los errores que los protagonistas cometieron.

Música de “Por 13 razones” – 13 reasons why

9 Abr

Mientras veía 13 reasons why y conforme escuchaba canciones que me encantaban, fui buscando por Internet estas pequeñas joyas hasta encontrar una web donde se recopilaban todas, aunque de una forma poco ordenada.

Ya dije en el post anterior que “Por 13 razones” me encantó y que había canciones que eran una auténtica maravilla. “More than gravity” es una simple prueba de ello, pero hay otras que también son geniales, como “Run boy run”, “The only boy awake”, “The night we met”, “The great longing” o “A million times”. Esas son mis favoritas, pero como dicen, para gustos colores.

La lista de reproducción de “Por 13 razones” en Google Music solo vale en caso de que se tenga cuenta en Google Music (creo), pero estoy seguro de que la podréis encontrar en Spotify si rebuscáis un poco.

More than gravity – 13 reasons why

6 Abr

Este fin de semana empecé a ver una serie bastante especial en Netflix, “13 reasons why” (Por 13 razones), de la que escribiré una reseña en unos días. Serie muy dura, de las que te ponen el corazón boca abajo y que te hacen pensar en muchas cosas en la vida. El caso es que tan solo unos minutos después del inicio, salía esta canción “More than gravity”, que unida a lo que estaba contando la historia hizo que parara el reproductor para buscarla: me había encantado y la letra esta genial.

Es la típica canción que podría haber pasado sin pena ni gloria, pero que al salir en esta serie, tiene ganados sus minutos de gloria. Como siempre, dejo el vídeo oficial de la canción More than gravity así como su letra.

More than gravity – Colin y Caroline

There’s not a simple explanation for the things that I feel
There’s no one word to tell you why I do the things that I do
I don’t need you, I just want you
I can’t love you, I’m too scared to
It’s not a trick that’s up my sleeve, it’s just the heart inside me
And I spent so much time fighting the man that I am trying to be
Keep saying, I can’t give in, I’m too proud
To think what I can’t say out loud
Don’t know what this is, but I’m feeling it
Try keeping distance but I got more than gravity pulling me
It’s not a simple situation that I found myself in
Another conversation with myself I keep avoiding
You say run but I can’t hear you
Something bigger keeps me near you
Don’t know what this is, but I’m feeling it
Try keeping distance but I got more than gravity pulling me
I got more than gravity pulling me
I tried to ignore it, tried to be strong
I said I’d never feel what I felt that long
And now it’s 2 am and I’m drunk and I’m calling you
And I can’t fall asleep ’cause all I do is dream about you
It’s times like this you gotta face the truth
I think I need somebody, I think that’s you
Don’t know what this is, but I’m feeling it
Try keeping distance but I got more than gravity pulling me
I don’t Don’t know what this is, but I’m feeling it
Try keeping distance but I got more than gravity pulling me in

Desde mi ventana (Falsalarma con Aniki)

12 Ene

Hacía tiempo que no escuchaba esta canción y Google Music me sorprendió hace unos días rescatándola del olvido. Me gustaba y hace un par de años hubo quien me la recordó cantándola con su voz especial, ya que era una de sus favoritas. Se trata de Desde mi ventana (de Falsalarma con la colaboración de Aniki) y quizás esta parte sea una de las mejores de la canción:

Lo importante en esta vida es hacer lo que el corazón y el alma te pidan.
No hay respuesta a todas mis preguntas, no hay solución a todos mis problemas.
Haz lo que quieras cuando quieras hacerlo.

Aquí dejo la canción y la letra.

Desde mi ventana (Falsalarma con Aniki)

Dime qué es, dime qué crees, dime qué ves, dime qué crees, qué ves, o es…
Dime qué es, dime qué crees, dime qué ves, dime qué crees, qué ves desde tu ventana…

Demasiadas actitudes muy similares a las mías,
son las que observo desde mi ventana día tras día,
por cierto, ése es el chaval del que te hablé el otro día,
¿te acuerdas que te dije que me sorprendía?
Pues aún más todavía.
Ya he visto cosas de él que me recuerdan a yo qué se qué,
que provocan que me diseque,
y es que es incomprensible,
que baje Dios y me lo explique
por qué este estado de confusión a mí se me aplique,
y en casos en los que no tengo nada que ver se me implique
y que problemas como este se justifiquen de una vez,
y pensé que entré en mi madurez con enterez,
y es solo sorprenderme y pararme a ver su vez,
qué harías tu si vieras a ese niño igual que tú,
qué harías tu si vieras que se viste igual que tú,
que camina igual que tú y que se comporta igual que tu
y que tan pequeño y baja de noche a la calle igual que tú…
Dime por qué si es que lo sabes,
dime por qué lo veo yo tan cerca y no es capaz de verlo nadie,
antes pensaba que de algo más normal se trataba
pues me equivocaba y mi situación no se aclaraba…

(…)
Veo comportamientos que escapan de lo normal,
comportamientos que no era capaz de asimilar,
con tan solo mirar por mi ventana y me llamara la atención
aquel niño en lugar de cualquier yonqui o profana,
en un barrio donde abunda la fauna como en casi todos,
levanté cabeza, sí, de todos modos,
y decidí ponerme al día, seguir sus pasos como a un guía,
seguro que algo en claro de esto sacaría,
al menos mis dudas al fin resolvería,
pues manera no había y mi situación más se torcía,
Tú sabes, que nunca en la vida, jamás te mentiría,
no lo haría y lo sabes, la falsedad no entra en mis planes,
y tú ya me conoces bien y sabes lo que pienso,
sabes cómo me comporto, que lo que digo es cierto,
aunque menos cierto es que viva con tranquilidad, seguridad,
cuando lo que abunda en mi solo es perplejidad,
perplejidad de la que no doy crédito,
perplejidad y duda, son las que en el cuello me anudan,
aunque no me cabe duda de que necesito de tu ayuda
y por eso te llamo y te confieso a ti mis dudas…
(…)
La verdad es que no lo sé, si lo que veo y creo es lo que es
aunque algo me dice que algo tengo que hacer por él,
debo aconsejarle, hablarle, explicarle, amarle,
por el mejor camino de todos guiarle,
y a la vez dejarle, que aprenda por sí solo.
De todos modos somos nosotros quien cambia los entornos,
procuraré que al menos se le hinquen los codos,
que saque la cabeza a flote y luche como pocos,
sin temores sin miedos al verse perdido,
y así nunca caiga en trampas como en las que yo he caído,
que nunca se las gasten como me las gastaron de crío
sin meterme en líos seguir descubriendo caminos,
como hicimos o al menos quisimos hacer.
Lo importante en esta vida es hacer lo que el corazón y el alma pidan,
No hay respuesta a todas mis preguntas, no hay solución a todos mis problemas.

Lo importante en esta vida es hacer lo que el corazón y el alma te pidan,
No hay respuesta a todas mis preguntas, no hay solución a todos mis problemas,
haz lo que quieras cuando quieras hacerlo,
hoy es tu turno, no te eches para atrás, no te eches para atrás
no te eches para atrás, ¡no no!
Ayer por mí, hoy es por ti, pero el futuro jugará a favor de los dos,
ya lo verás, ya lo verás, ya lo verás.
Ayer por mí, hoy es por ti, hoy es por ti, hoy es por ti,
ya lo verás, ya lo verás…

Dime qué es, dime qué crees, dime qué ves, dime qué crees, qué ves, o es…
Dime qué es, dime qué crees, dime qué ves, dime qué crees, qué ves.

Hasta luego, 2016

31 Dic

Poco ha tenido que ver este año con el anterior. Han pasado más cosas, ha habido más cambios… aunque todo parece ya muy lejano, como si hubiese sucedido mucho tiempo atrás.

Quizás, cronológicamente, lo primero importante que sucedió es que en abril, antes de lo previsto, me llevé la alegría de dejar de ser becario y pasar a tener contrato de empresa. Tras prácticamente dos años con cierta incertidumbre, esto me ha dado una estabilidad más que necesaria (ya vamos teniendo una edad) para poder ir haciendo planes.

De ahí se puede pasar directamente a finales de julio, porque fue en verano cuando todo se precipitó un poco y el azar jugó un papel importante. Muchos meses atrás había visto un pequeño apartamento que rápidamente se alquiló y me gustaba, de casualidad volvió a aparecer justo cuando miré en verano y nuevamente se retiró el anuncio. Aún así me dio tiempo a contactar y verlo (aunque en principio ya estaba cogido), pero renunciaron a él y… ¡piscinazo! Evidentemente, las cuentas y el resto de cosas ya estaban más que calculadas, en el fondo, los 30 eran una especie de edad límite para irse planteando ciertos cambios.

Pero antes de la “mudanza”, a mediados de agosto fue el viaje a Japón. Dos semanas maravillosas para conocer un país y una sociedad cuya ética y valores están a años luz de los nuestros. Está claro que tendrá cosas malas, pero el choque cultural, donde la educación y cortesía juegan un papel tan importante, es increíble. Paisajes maravillosos, dormir tranquilo en el metro porque no hay ruido, saber que nadie te va a engañar ni querer robar, cartelitos, tartas de queso con chocolate, “profanación de templos”, la estación de cachibache, largos vuelos, ver un barco pirata en un lago, tifones, mil máquinas de bebidas, rascacielos, comidas raras, “la bebida que sabe al primer beso”… Cientos de cosas y sobre todo: desconexión absoluta.

A la vuelta, la búsqueda de un coche y tras encontrarlo, instalación definitiva. Y desde ahí, simplemente vivir tranquilamente. En el resto de cosas, pocos cambios más. Cada vez más piedra que corazón (inevitablemente), risas, pachangas de basket, disfrutar cuando se puede, alguna carrerita, un viaje gastronómico (al final este año estuve en 3 continentes :D), algún concierto (buen descubrimiento “La MODA”)… Es curioso porque ahora mismo parece que todo esto es muy lejano y no hice nada en todo el año, que simplemente ha sido un año más. Pero no, aunque a ratos me he sentido demasiado BoJack, todo hay que decirlo.

Y el que viene, bueno, ojalá sorprenda también para bien. Quizás estudiar de nuevo algo que me llene, leer un poco más (este año ha sido un libro al mes), que la salud siga bien, disfrutar y sentir de verdad.

Que 2017 os trate bien, como merecéis. Abrazos fuertes a todos.