Letra de Quema – Juancho Marqués

23 Nov

De casualidad apareció esta canción por Spotify y vi que Juancho Marqués era el mismo artista detrás de otra buena letra en una colaboración con La MODA. Dejo vídeo de la canción Quema y también la letra. Suena genial y me da la sensación que tiene otras muy buenas canciones.

 

Letra de Quema – Juancho Marqués

Apuntaba con pistola pero llevaba una rosa
en la mano, detrás de la espalda.
Afrontaba todo diciendo “qué más da”
con los dedos cruzados y en guardia.
Con más recuerdos que proyectos de futuro
empezó a escribir las cosillas pendientes.
No ponía la mano en la baldosa
porque la huella la dejaba en la gente.
Se guarda los problemas para casa
no es de confiar en nadie pero aprieta cuando abraza.
Mil doscientas conversaciones pendientes
y una máscara gigante oculta todo lo que le pasa.
Se acuerda de los suyos, es alguien mental
no ha conocido otra forma de rezar.
Les habla cada vez que se quiere matar
incluso le llegaba a funcionar.
Y una lágrima en la arena cayó el día que se fueron.
Era el de la buena cara para los demás.
Ahora se encuentra con ellos en los sueños
les abraza y están fríos, despierta en el suelo.

Después sale a la calle como si ná.
No lo evade como los demás,
Nunca ha sido como los demás.
Esperando ver amanecer.
Después sale a la calle como si ná.
No lo evade como los demás,
nunca ha sido como los demás.
Esperando ver amanecer.
Después sale a la calle como si ná.

[María José Llergo]
No quieras medir mi rumbo
mi destino es el que mandan mis estrellas.
No quieras herirme siempre
los cuchillos no se clavan en mi arena.
Y sé, que sólo el tiempo entiende mi loquera
que el dolor en mi fragua, ¡quema!
De momento quema.

Visto y leído en lo que va de año (2019)

10 Jun

No está siendo un año en el que esté leyendo mucho, pero eso sí, estoy amortizando la cuenta en Netflix. Esto es lo que llevo visto:

Libros:

  1. Un cuento oscuro (7.5)
  2. Martyrium (6.5)

Series:

  1. La maldición de Hill House (9)
  2. The Punisher (9)
  3. Sex Education (9)
  4. Dilema (8.5)
  5. El perfume (8)
  6. Kingdom (8)
  7. Osmosis (8)
  8. El sabor de las margaritas (8)
  9. The OA – 2ª temporada (8)
  10. Arenas movedizas (7.5)
  11. Muñeca rusa (7.5)
  12. Black summer (7.5)
  13. After Life (7)
  14. The Society (7)
  15. The Umbrella Academy (7)
  16. The Rain – 2ª temporada (6.5)
  17. Hakan el protector (6.5)

Películas:

  • Polar (7.5)
  • I am Mother (7.5)
  • Tu hijo (7)
  • The silence (7)
  • La cita perfecta (6.5)
  • ¿A quién te llevarías a una isla desierta? (6.5)
  • IO (6)
  • A todos los chicos de los que me enamoré (5)

Quizás haya tardado mucho en querer reconocerlo

9 Jun

(Cosas del año pasado que ya se pueden “desclasificar”)

Quizás haya tardado mucho en querer reconocerlo pero… mira, hace tiempo me enamoré de ti. Cuando nos conocimos pensé que eras guapa pero no llegué a pensar en mucho más que eso. Según pasaban los meses, y si bien es cierto que no teníamos mucho trato, fui descubriendo que tenías un corazón enorme. Me daba cuenta de que compartíamos forma de pensar en muchas cosas y en las que no, admiraba tu punto de vista. Te observaba en la distancia y cada vez me parecías más guapa. Cuando hablábamos, en ocasiones me descubría a mí mismo embelesado mirando a tus labios; tenía que hacer un esfuerzo titánico para que mis ojos no fuesen directos a esa sonrisa tan preciosa que despliegas, esa que da calor al más frío de los corazones.

Por desgracia, siempre supe que no te gustaba. Puedo destacar por mi altura, pero no por mucho más que eso. No soy lo suficientemente guapo para que una persona tan bella como tú pueda estar conmigo. No tengo una personalidad maravillosa que consiga arrebatar corazones. Tampoco sé bailar o tengo el don de ser extrovertido. Maldita sea, si ni siquiera mido dos metros, me quedé a 2 cm. No, no soy lo suficiente en nada. Por eso mismo sabía que me gustaba alguien inalcanzable para mí.

Así que a una de ya de por sí introvertida personalidad, le añadí un par de muros. Porque sabía que corría el riesgo de enamorarme y si nos hacíamos amigos, muy amigos, iba a terminar francamente destrozado. Así he pasado un tiempo, en el cual me limitaba a mirar de reojo unas piernas de escándalo, fantasear con unos labios creados para hacer travesuras y unas caderas que quería ver moverse hasta la extenuación. Me gustabas.

Lo malo fue cuando eso pasó, de repente, a ser algo más. Quería algo contigo. Sabía que no podía ser, pero lo quería. Aún sabiendo que quizás por personalidad, fuese complicado. Pero no era recíproco. Y una noche nos quedamos tomando algo y me descubrí a mí mismo escribiendo un mensaje a un amigo diciendo “es preciosa”. Al enviarlo me di cuenta de que ya estaba perdido. Me estaba enamorando.

Uno aprende en esta vida no porque estudie mucho y con detenimiento, sino por los golpes que se va dando. Así que como ya sabía cómo acabaría, agradecí nos haber sido tan amigo, haber rechazado algún café, cada centímetro de distancia que había interpuesto entre los dos. Porque como ya escribí y tú leíste y marcaste me gusta sin saber que hablaba de ti: 

“Te miro a los labios y no puedo dejar de admirar esa sonrisa. Me recreo en ella, es sencillamente perfecta y como un agujero negro: una vez que caes en ella, no puedes salir de ahí…” 

Así que permite si maldigo un poco a los que han podido tenerte muy de cerca, disfrutar de tu compañía, compartir momentos, besarte, tocarte o hacerte la mitad de las cosas que a mí me gustaría. Quizás haya tardado mucho en querer reconocerlo pero… mira, hace tiempo me enamoré de ti.

La solución a los fracasos

14 Abr

Quizás la solución a los fracasos y las decepciones del pasado fue restarle importancia desde el principio a aquello por lo que se luchaba: así en las derrotas todo dolía mucho menos, aunque entonces las victorias apenas tenían valor.


El problema de esto es cuando no se pudo restar importancia a un suceso porque había sentimientos de por medio. Puede que sea en esas derrotas cuando uno descubre que no sabe perder; que realmente nunca supo.

Seamos breves, 2018

31 Dic

Es raro definir este año, incluso encontrarle título. Hace unos días escribí que si tuviese que comparar este año con una serie, diría que el piloto prometía, el desarrollo fue a menos y la season finale lamentable, digna de “todo mal”. Evidentemente, dentro de un contexto donde no ha pasado nada terrible; nunca hay que perder la perspectiva.

Simplemente he llegado al final de 2018 a rastras, magullado, cansado y mentalmente superado. Hay veces que hechos graves son los que te sacan del camino, en otras, simplemente es la consecución de derrotas en las pequeñas cosas las que terminan pasando factura. Este año han sido las segundas.

Ha habido viajes (pocos, cuenta pendiente para el año que viene), Dublín de los primeros y conociendo a gente que vale muchísimo la pena. También por Salamanca, Sevilla, Madrid, Isla Cristina y Cadalso. Y cómo no, Tánger pero por trabajo.

He visto un buen puñado de series y películas en 2018. Y me he quedado en 11 libros, algunos me han atrapado mucho y le robé horas al sueño. Para el año que viene, espero leer un poquito más.

A ratos ha sido un buen año, que simplemente ha ido enturbiándose poco a poco por pequeños tropezones. El trabajo ha sido duro, mucho, demasiado; llegando a pasar una factura mental desorbitada. Que entre la multitud haya gente maravillosa es lo que ha hecho que merezca la pena seguir con el día a día.

Físicamente, cuando las lesiones me han respetado, he estado genial y realmente satisfecho (¡un chaval, vamos!). Acabo el año de aquella manera con achaques que minan poco a poco, veremos qué dicta el año que viene, de momento trataré de recuperarme.

Y por lo demás, bueno, la vida. Tumblr ha servido para desahogarme, escribir cosas bonitas y bueno, intentar aceptar que no soy suficiente en varias cosas, por muy doloroso que sea.

Creo que en estas vacaciones y final de año, además de descansar y coger fuerzas, he llegado a intuir cómo va a ser el 2019. Luchar por volver a tener el control, divertirme y reflexionar cara al 2020. Muchas cosas deben cambiar. Besos y abrazos.