Tranquilo 2017

31 Dic

Después de un año donde me independicé, me compré un coche y me fui de vacaciones a Japón, estaba claro que tocaba un año de tranquilidad y transición. Aún así, ha habido nueva mudanza a un piso un poco más grande y céntrico que ayudaba a cosas como ir a clases de francés (ojo futuro, a ver dónde acaba esto). Y ya puestos a volver a hacer cosas, el regreso a un equipo de baloncesto Legendario para matar el gusanillo de competir.

Evidentemente no ha sido un año de grandes viajes, pero he disfrutado muy mucho de los que hubo: Oporto (me encantó la ciudad), Setúbal (desconexión total, playita y cervezas) y Málaga y el Caminito del Rey (muy recomendable y los pueblos de alrededor preciosos). También ha habido visitas a Sevilla a ver a Compo, a Valladolid a comer crepes, Salamanca, Trujillo, Jerte, Valverde y Gata. Me queda pendiente un año más el ir a Madrid, aunque a este ritmo será Marsella…

He leído libros que me han encantado y he visto no pocas series (resumen de libros y series de 2017). He visto alguna obra de teatro y salvo en los últimos meses del año, he hecho menos deporte del que me gustaría.

Tengo pendientes unos cuantos post en el blog (cada vez más abandonado), alguna cosa bonita escrita por Tumblr (musas…) y algunas cosillas que intentaré ir cerrando este año próximo.

Resumen breve para un año más que, realmente, no ha sido malo y del que no salgo con la sensación de querer darle una patada. Muchos besos y abrazos para todos y que tengáis un feliz 2018.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *