De aventuras por Londres

16 Jun

No todos los días tu mejor amigo te llama a las 2.30 de la mañana para decirte que se le ha ido la olla y se ha pillado unos billetes para viajar a Londres y dar una sorpresa a su prima. Ni tú todos los días dices que tienes un amigo que está loco (bueno, puede que sí xD), mientras sin pensarlo mucho compras billetes en el mismo vuelo en busca de aventuras.

Viajar es algo maravilloso, y si escoges la compañía y lugares adecuados, más todavía. Una vez más traigo muy buenos recuerdos en la maleta, tantos, que casi no entran. Echaré en falta saber del buen hombre que nos sacó unos billetes en el metro al vernos agobiados; de Silvia, la chica que nos guió amablemente la primera noche. Caminar por calles peligrosas a loco, los ruidos del lavabo misterioso, dormir con la bufanda tapándome los ojos, subir al London Eye, las locuras del regreso, los españoles peculiares que nos encontramos por la calle…Ver la maravillosa cara de emoción y felicidad de Alba al ver a su primo, conocer a un Mister España y a una Miss, inventar un nuevo tipo de barbacoa, los empachos de chocolate, ver lugares únicos, indignarme con dinosaurios… Las tremendas caminatas, las tiendas extrañas, los melosos que la liaron en el avión, monumentos, museos, sitios. Esto es casi nada, comparado con todo lo que traigo en la cabeza.

También mucho que agradecer. Al buenazo de Pepe, por meterme en esto, soportarme y siempre estar ahí; ojalá todo nos vaya mejor, sonríamos un poco más cada día, y los fantasmas nos dejen tranquilos. A Alba, por guiarnos, atendernos, cuidarnos y todo lo demás; cada día te siento más prima mía :p A Dani por sus ocurrencias y charlas, pena de coincidir poco. Y a los Chema, Pedro… por las risas. Y a los que hubieran disfrutado como enanos viniendo, ya tocará.

Han quedado muchas cosas por descubrir, por hacer. ¿Habrá continuación? Más viajes, seguro. Abrazos grandes para todos.