Inmortalidad

10 Nov

A muchos nos gustaría ser inmortales, pero parece que la evolución todavía no nos dará esa posibilidad. Sin embargo, hay en el mundo un animal, una especie que se acerca a la inmortalidad. Se trata de la Turritopsis nutrícula, una especie de medusa que tiene el don de rejuvenecer infinitas veces. Evidentemente no es inmune a que la atraviese un rayo, a que un depredador se la coma; pero en un entorno adecuado podría vivir indefinidamente, hasta que el fin del planeta se llevase la vida de este peculiar ser vivo.

Vivir eternamente conservando la experiencia aprendida con el paso de los años. Tentador es; posible… eso ya es más complicado.