Google Wave

21 Oct

El jueves pasado y ya casi de noche, recibí por fin una invitación para formar parte de Google Wave.

Lo primero que tengo que decir, es que al únicamente conocer a una persona, no pude exprimir bien el servicio. Pero he llegado a las siguientes conclusiones:

  • Está verde que te quiero verde. Es estable, pero le falta mucho para conseguir cumplir las expectativas que ha levantado.
  • Como herramienta colaborativa, de aquí a unos meses, va a dar mucho que hablar. Es una pasada el poder manipular y editar “olas” en tiempo real. En los trabajos en los que es necesario que las personas debatan y expongan ideas, Google Wave será imprescindible.
  • Cuando se empiecen a crear y usar APIs de Wave, se puede convertir en un auténtico monstruo.
  • Escala de velocidad de conversación: Mensajería instantánea – Wave – Facebook – Mail.
  • Google se acabará apoderando del mundo.

En resumidas cuentas, es pronto todavía, pero promete. Cuando se abra las puertas a todo el mundo, se podrá ver la verdadera potencia del producto. Eso sí, queda claro que es en proyectos grupales donde Google Wave va a arrasar.