Se acerca la Semana Santa…

23 Mar

… y cada vez se leen cosas peores. Un resumen de Escolar.net, y algunos comentarios de Menéame, sobre algunas de las perlas de tan divina gente sobre los lamentables casos de pederastia cometidos por curas:

“Hay adolescentes de 13 años que son menores y están perfectamente de acuerdo y, además, deseándolo. Incluso si te descuidas, te provocan. Esto de la sexualidad es más complejo de lo que parece”.

“Dentro del clero católico, sólo entre el 1,5% y el 5% de los religiosos ha cometido actos de este tipo”. “No se debería hablar de pedofilia sino de homosexuales atraídos por adolescentes. No son pedófilos, sino efebófilos”

“No es comparable lo que haya podido pasar en unos cuantos colegios con los millones de vidas destruidas por el aborto”

“El derecho a la vida de fetos y embriones es más importante que las vidas arrasadas de los niños abusados en nuestros colegios”

Si vuestros malvados dioses existieran, se supone que vuestro destino sería arder en el infierno; pero mejor nos aseguramos, y que todos los que han dicho esto, o han abusado de niños; que vayan a la cárcel. Ya si eso que luego su dios les perdone en su próxima vida.

Poca vergüenza

18 Mar

Hoy la cucaracha padre ha sorprendido a medio mundo, con unas declaraciones en las que afirmaba que el condón en África no sólo no ha arreglado el problema del SIDA, sino que lo ha acrecentado. Este sinvergüenza desprecia así la labor de multitud de personas que intentan concienciar a la población africana de que usen preservativo.

Para remate, ayer parte de su séquito, lanzaba una demagógica  y despreciable campaña en la que se decía que el lince ibérico está más protegido que un bebé. A más de un ecologista le ha salido una úlcera al oír eso.

Lo peor es que esta institución en la que abundan los mentirosos, violadores, manipuladores y asesinos, la pagamos todos y cada uno de nosotros con los impuestos. Esos que dicen que es malo usar el condón, abusan de menores, se aprovechan de la gente sin esperanza, y que mantuvieron la Santa Inquisición durante años; gastan el dinero en campañas despreciables, en vez de invertirlo, junto a los miles de millones de euros en joyas y oro, en acabar con el hambre y la miseria.

Una cosa es el respeto por las creencias, y otra muy diferente tolerar semejantes atropellos.

Apoyo la contra-campaña iniciada: