Su árbol favorito

4 Jun

“Acudió un día más a su árbol favorito, y completó el ritual habitual: sentarse apoyando su espalda en el cómodo tronco, y ver cómo el sol se ponía en el horizonte mientras los últimos rayos bronceaban su frente. Acto seguido se puso la música gris, pero como venía sucediendo últimamente, a las pocas canciones decidió dejar los auriculares a un lado para poder escuchar la brisa y los susurros que el viento le traía. Pensó en lo cotidiano mientras dejaba que las lágrimas recorrieran sus mejillas, hasta que el sol desapareció totalmente, dando paso a la oscuridad. Entonces volvió en sí, y recordó que simplemente estaba sentado en su habitación. Miró los cubos con pintura de colores y se preguntó: ¿cuándo?, ¿quién?, ¿cómo?”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *