Pase

17 Nov

Hay sitios que parece que ya no te van a traer nada bueno o que ya te han dado todo aquello que tenían que darte. Eso, como casi todo, no tiene por qué ser ni bueno ni malo. Podría ser genial porque te han llenado de sonrisas y buenos momentos, aunque también malo porque es triste llegar a pensar que hay un lugar donde a todo a lo que se aspire es a tornarse gris dentro de ti.

Es algo que puede pasar de forma recurrente. El tener la oportunidad de ir a un sitio y rechazarlo desde lo más profundo porque sabes que difícilmente pueda darte algo mejor o igual, sino que solo puede darle algún latigazo a algún buen recuerdo que merodee por allí. Ya veis, a nadie le gusta la idea de que se puedan abrir viejas heridas o tener que sentir cicatrices. Pero puede merecer la pena.

Y es que ya sea porque deseemos que haya cosas que se cumplan o porque queramos que el olvido se apodere de esos recuerdos que nos pesan, en nuestra vida siempre queremos que pase algo. Que suceda o se vaya. Pero que pase.

2 thoughts on “Pase

  1. ¿Sabes?

    A veces quiero que suceda algo. No quiero dejarlo marchar. Quiero poder verlo, tocarlo lentamente… Por desgracia, cuando eso no sucede, solo quiero que el tiempo pase y las heridas no lo sean tanto. Centrarme en lo importante.

    Lo que vendría a ser que:

    A veces quiero que pase algo. Que no pase el tiempo. Quiero que pase entre mis ojos, mis manos… Por desgracia, cuando eso no pasa, quiero que el tiempo pase y las heridas no lo sean tanto. Pasar de todo.

    Bromas aparte, sí, Diego lleva ñoño algo más de una semana, sin venir a cuento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *