Un paseo con vistas a los escombros

25 Ene

Hace un par de semanas, visitando el blog de “La habitación del duende“, vi una entrada que contenía el fragmento de un poema escrito por Escandar Algeet, incluido en el libro “Un invierno sin sol”.

El fragmento en cuestión es

Éstas son mis ruinas y ésta es mi voz.
Un paseo con vistas a los escombros.
Si veis al amor por ahí, solo decidle, que lo siento.
Que el frío se ha hecho ciudad
y yo, solo, he aprendido a quemarme.
Que la poesía pague los destrozos
y su recuerdo sea mi única migaja de calor.
Ésta, es la historia de un derrumbamiento.
El infierno hecho paisaje.
Mi baile nupcial sobre el lodo.
Un invierno, sin sol.

Podéis escuchar un poco más en el siguiente vídeo:

Y como bonus, si os ha gustado la música de fondo, se trata de Nuvole Bianche (de Ludovico Einaudi). Aquí la tenéis:

Letra de Cuarteles de Invierno – Vetusta Morla

16 Ene

Hace unos días descubrí Cuarteles de Inverno de la mano de @Compotita. Vetusta Morla es un grupo con letras de canciones bastante peculiares, de hecho si se bucea un poco por Internet es fácil descubrir decenas de artículos en los cuales se intenta arrojar luz sobre el significado de las mismas. A mí me gustó especialmente su canción Los buenos, que estaba en un disco llamado los Ríos de Alice y que escuché en bucle mientras estudiaba un máster. Era un disco instrumental y el colofón al mismo era esa canción, que me parecía bastante bonita.

De “Cuarteles de Invierno” me gusta la parte de

Fue tan largo el duelo que al final,
casi lo confundo con mi hogar.

Como en todo, es cuestión de gustos. La canción está bastante bien y como viene siendo habitual, dejo un vídeo y la letra. Y si no le habéis dado una oportunidad a Vetusta Morla, estáis a tiempo.

Letra de Cuarteles de Invierno

Una caja de recuerdos
y fiestas de guardar.
Media vida en cada intento
y la otra media en pinzas de metal.
Ya es un clásico,
seguir la zanahoria con tu aliento aquí detrás.

Un desorden milimétrico
me acerca hasta el lugar.
Lleva a cabo mi propósito
de ser cuchillo y presa a la par.
No es tan trágico,
jugar con la distancia y heredar su soledad.

Cuarteles de invierno
rompiendo su silencio.
Muñecas de hielo,
testigos de este encierro.
Fue tan largo el duelo que al final
casi lo confundo con mi hogar.

Botiquines para amnésicos,
leyendas de ultramar.
Soldaditos pre-soviéticos,
sellé mi Guerra y Paz particular.
Hay un misterio
de mapas que no llevan al tesoro
ni a epicentros
a punto de estallar.
Son las leyes de la física
y el tiempo no se pone en mi lugar.
Ya es un clásico,
perdí el salvoconducto y ahora espero al emisario…
que nunca llegará.

Cuarteles de invierno
rompiendo su silencio.
Muñecas de hielo,
testigos de este encierro.
Fue tan largo el duelo que al final
casi lo confundo con mi hogar.

Por mucho que vuelvo
no encuentro mis recuerdos.
Los busco, los sueño;
lo propio ya es ajeno.
Cayeron los bordes
y el vaso ya está lleno.
Y ahora sólo intento vaciar.
Sólo necesito despegar.
Fue tan largo el duelo que al final
casi lo confundo con mi hogar.

Prejuicios y perspectiva

9 Ene

Hace no mucho me encontré este curioso texto, que me hizo plantearme los prejuicios que tenemos con el paso del tiempo y cómo esto anula en parte la perspectiva que debemos tener:

Una niña tenía dos manzanas en su mano.
Su mamá se le acercó y le preguntó a su hija si le daría una manzana.
La niña rápidamente mordió una y luego la otra. La mamá sintió cómo se le congelaba la sonrisa y trató de no mostrar su decepción.

Pero la niña le pasó una de las manzanas y le dijo: “toma mamita, ésta es la más dulce.”

No importa cuánta experiencia o conocimiento crees que tienes; nunca hagas juicios. Ofrécele al otro la oportunidad de dar una explicación. Lo que percibes puede no ser la realidad.

Muchas veces, fruto de las diferentes experiencias que hemos tenido en nuestra vida, vamos creando una especie de prejuicios ante diferentes situaciones, que nos impiden ser plenamente objetivos. Puede ser simplemente para defendernos ante disgustos o situaciones complicadas, quizás por ello nos ponemos en lo peor o etiquetamos rápidamente a personas o actos de las mismas. No dejamos que tan siquiera el otro pueda justificar lo hecho (que no debiendo tener que hacerlo, podría sorprendernos porque se alejaría de lo que pensamos).

Esto se puede hilar fácilmente con las famosa regla de que los 10 primeros segundos cuando conoces a una persona, marcan lo que ésta va a opinar de ti durante un largo tiempo. Según nos hacemos mayores, parece que vamos haciendo un escudo en base a los problemas que hemos tenido, y prejuzgamos y actuamos de forma precipitada en ocasiones. No miramos con perspectiva. Nos ceñimos a hechos rápidos y en un contexto muy cerrado. Quizás sea simplemente que el instinto de supervivencia (o pura evolución), nos hace ser así. Muchas veces viendo la maldad antes de tiempo, aunque solo sea para protegernos.

Letra traducida de On Top of the World

3 Ene

Por ser en inglés, muchas veces nos perdemos pequeñas joyas o frases que aparecen en canciones y nos pueden dar algo de ánimo. Hace unos días recibí una esperada postal de alguien a quien aprecio mucho y leí:

And I know it’s hard when you’re falling down
And it’s a long way up when you hit the ground
Get up now, get up, get up now.

No caí en la cuenta de que era parte de la canción “On Top of the World” de Imagine Dragons, que seguro que la habréis escuchado mucho últimamente. Aquí dejo un vídeo con la canción subtitulada al español y luego la letra en inglés.

Letra “On top of the world”

If you love somebody
Better tell them while they’re here ’cause
They just may run away from you
You’ll never know what went well
Then again it just depends on
How long of time is left for you
I’ve had the highest mountains
I’ve had the deepest rivers
You can have it all but life keeps moving

Now take it in but don’t look down

‘Cause I’m on top of the world, ‘ay
I’m on top of the world, ‘ay
Waiting on this for a while now
Paying my dues to the dirt
I’ve been waiting to smile, ‘ay
Been holding it in for a while, ‘ay
Take it with me if I can
Been dreaming of this since a child
I’m on top of the world.

I’ve tried to cut these corners
Try to take the easy way out
I kept on falling short of something

I coulda gave up then but
Then again I couldn’t have ’cause
I’ve traveled all this way for something

Now take it in but don’t look down

‘Cause I’m on top of the world, ‘ay
I’m on top of the world, ‘ay
Waiting on this for a while now
Paying my dues to the dirt
I’ve been waiting to smile, ‘ay
Been holding it in for a while, ‘ay
Take it with me if I can
Been dreaming of this since a child
I’m on top of the world. (x2)

And I know it’s hard when you’re falling down
And it’s a long way up when you hit the ground
Get up now, get up, get up now (x2)

‘Cause I’m on top of the world, ‘ay
I’m on top of the world, ‘ay
Waiting on this for a while now
Paying my dues to the dirt
I’ve been waiting to smile, ‘ay
Been holding it in for a while, ‘ay
Take it with me if I can
Been dreaming of this since a child
I’m on top of the world.

Se marchó el 2015

31 Dic

Esta vez ha costado mucho, mucho. Resumir este año no ha sido tarea fácil, porque cada vez que he empezado a repasar en mi cabeza todo lo que ha ido pasando, me veía obligado a parar porque me parecía demasiado triste. Quizás 2015 deba pasar como el año de perder. Perder mucho.

Es evidente que este año gira entorno a una decisión tomada en abril y todas y cada una de las consecuencias que tuvieron lugar a lo largo del tiempo y me han apedreado la cabeza noche tras noche. De hecho, el blog pasó de estar abandonado a ser un reguero de posts tristes y desahogos varios. Que aquí no siguiesen brotando escritos no quiere decir que por las noches no se cruzasen muchos pensamientos. No, el desamor no perdonó.

Hay veces que en la vida se hacen elecciones. En el momento, es complicado saber si las correctas. En ocasiones, la razón y el corazón dicen cosas diferentes. Pero hay que elegir. Yo, tras mil y un errores cometí el definitivo. Y pesa, vaya que si pesa. No recuerdo un agosto tan lluvioso en toda mi vida; de hecho, creo que no recuerdo darme tan de bruces con la realidad. Resulta hasta irónico como en el puro corazón de una fábrica el mío terminara de saltar por los aires. Pero no quiero alargar más esta zona del resumen. Ya habrá un día de la semana que viene para ahondar en la melancolía.

En julio hubo otra pérdida. De las que la vida se cobra por ley y poco se puede hacer. Quizás, por cómo fueron los últimos años y la imposibilidad de cambio, era de esperar e inevitable. Pero eso no le resta tristeza. Asturias es más oscuro aún, ya lo era mucho desde hace 4 años, no lo olvido.

Con la carrera y el máster terminados el año anterior, el capítulo de estudios estuvo cubierto. En el trabajo, otro año de transición, esperando saber qué pasará el verano que viene. Éste, a nivel personal, fue para olvidar en casi todos los aspectos. Y en el ocio, dejar el equipo, merece un capítulo aparte. No ha sido un año divertido, fácil ni agradable. Tampoco parece que hayan sido las mejores elecciones.

Si sigo sonriendo de vez en cuando, es gracias a toda esa buena gente que me ha apoyado directa e indirectamente cuando he estado bastante hundido y abiertamente pedí ayuda. No ha sido tampoco un año fácil para muchos amigos, esperemos que eso cambie.

El capítulo de viajes fue peculiar. La primera visita a Portugal que tanto se hizo rogar en mi vida, fue a Sintra. Probablemente el lugar más bonito que recuerdo; también es cierto que la compañía hizo mucho. Luego Toledo de nuevo y meses más tarde una huida viendo ruinas en Roma, muy poético todo. A partir de ahí viajes a Asturias, por desgracia no por motivos alegres. Medellín, Moraleja, San Martín de Trevejo y finalmente un Palencia – Valladolid en busca de baloncesto, dulces y risas.

Volví al teatro yendo a Badajoz a ver una obra, “The Hole”. Y a Fito, bendito concierto, que abrió heridas y curó otras, fue simplemente genial y me dio la perspectiva que en ese momento necesitaba.

Me dije que debía leer un poco más y qué menos que 10 libros. Por mis ojos pasaron: “1Q84”, “Todo lo que muere”, “En un mundo de grises”, “Pájaros de fuego”, “Crónica del pájaro que le da cuerda al mundo”, “Kafka en la orilla”, “Al sur de la frontera al oeste del sol”, “Tokio Blues”, “Camino a lo inesperado” (de mi buen amigo David) y “After Dark”.

Del blog es difícil seleccionar alguna entrada que no sea triste. Por orden cronológico, hay 8 que llaman más la atención. Agradeciendo todo a quien me aguantó casi año y medio a pesar de mis errores,  el día en que definitivamente fui consciente al 100% de que estaba total y completamente equivocado y me derrumbé, cuando echar de menos empezó a ser algo diario, el soplo de aire fresco, cuando a veces es siempre, cuando sabes que se acabó para siempre y toca resignarse indefinidamente en un banco, qué hacer si te encuentras a quien querías y quieres, o recuerdos de cuando estábamos sentados en tu portal.

¿Y ahora qué? Por lo pronto algunas decisiones importantes que iban a llegar en 2016, lo harán al menos un año más tarde. El resto… Quizás llegar a perdonarme a mí mismo (si eso es posible) por las decisiones que tomé y las mil cosas que hice mal antes (porque recogí lo que sembré anteriormente), corregir alguno de los muchos errores que hay por mi cabeza, volver a ser un poco feliz de verdad (no solo sonreír por fuera), recuperar el tiempo perdido, que las vacaciones no sean para darse cabezazos contra las paredes ni llenar pantanos; no desperdiciar días. Empezar los 30 aceptando qué soy, si es que llego a saberlo. Porque este año me ha ayudado mucho a conocerme, pero también a desconocerme en igual proporción. Porque este año, perdí el camino. Y estoy lejos de haberlo encontrado. Ha sido, personalmente, un mal año.

Que tengáis un feliz 2016. Abrazos a todos.