Queda prohibido

6 Ago

Queda prohibido llorar sin aprender,
levantarte un día sin saber qué hacer,
tener miedo a tus recuerdos.

Queda prohibido no sonreír a los problemas,
no luchar por lo que quieres,
abandonarlo todo por miedo,
no convertir en realidad tus sueños.

Queda prohibido no demostrar tu amor,
hacer que alguien pague tus dudas y mal humor.
Queda prohibido dejar a tus amigos,
no intentar comprender lo que vivieron juntos,
llamarles sólo cuando los necesitas.

Continue reading

La suerte no es mi amiga

5 Ago

Ayer fue un día extraño.

No todos los días suelo perder dinero porque se me caiga de los bolsillos, ni las llaves de mi casa (la última vez tenía 11 años cuando las perdí), ni ver amanecer porque he salido de fiesta un día en principio normal (a las dos quería irme a casa). Tampoco ver que mi tío de 52 años recorre en tres días en bici el camino de Avilés a Cáceres para venir a vernos (más de 550km. y sin doparse).

Pero sobre todo que alguien preciosa y a la vez encantadora piense que tengo “algo”. Pero claro… Soy Diego y creo que acumulo bastante mala suerte en la vida (quienes me conocen lo saben)… Por eso dio la casualidad que la cena del P&C me sentó mal y estuve con unos dolores de tripa de escándalo y no puede estar a la altura ni despedirme debidamente.

Una vez más la suerte no estuvo cerca, creo que deberían de dejarme de hacer budú ya…

Una verdad

4 Ago

Foto del soldado americano

“No hay una bandera lo suficientemente grande como para cubrir la vergüenza de matar gente inocente.”

Toda la razón…

Como pollo sin cabeza

4 Ago

En una chabola lejos del asfalto
vive hace tiempo un señor muy raro,
es extravagante y huele a butano.
Si alguien le desprecia, él le da la mano.
No hablará contigo más de media hora
siempre hay mucha gente cuando no está a solas.
Dicen que el demonio de la mala suerte
un día con sus garras lo cogió muy fuerte.

Tiene el pelo oscuro, los ojos claros
y los dientes negros de mascar tabaco.
Su mano derecha repleta de anillos
en la izquierda un vaso guarda el equilibrio.
Hay quien esta vida se la toma a broma
y hay quien se suicida con balas de goma.
No hay por qué pasar el tiempo pensando en lo perdido
ni llorando lágrimas de cocodrilo.

Si le duelen los recuerdos,
se los cura con ginebra.
Él quiere enterrar el tiempo,
dentro de un reloj de arena.
Como nunca tiene sueño,
se pasa la noche entera
con su viejo catalejo,
que le acerca a las estrellas…

Fito (Por la boca vive el pez)