Mezclas

13 Mar

No puedes obligar a nadie a que permanezca en tu vida. Podría llegar el caso en el que incluso lo estuvieses reteniendo en contra de su voluntad. Por eso muchas veces nos resignamos a vivir de los recuerdos. No solo de los recuerdos de personas; también de lugares, experiencias, momentos… Pero por mucho que tiremos, los recuerdos no se convertirán en presente. Así que cuando el hoy nos parece simple, rescatamos los recuerdos del baúl de la memoria y los edulcoramos (¿inconscientemente?) para que sean mejores de lo que fueron, y nos hagamos más daño pensando en lo que pudo haber sido y no fue, o en lo que ni tan siquiera llegó a ser realmente.

Aunque… ¿no hablábamos de personas? De las que querríamos que estén y no lo están, de las que están de alguna manera pero no es suficiente. Somos imperfectos e imprevisibles. Por eso nunca discerniremos bien entre un punto y final y uno y seguido. Ni una parte ni la otra. Simplemente, porque somos mezcla. Porque ya hay quien dijo que la riqueza está en la mezcla, y cuanto más mezcla, más pura.

3 thoughts on “Mezclas

    • Siempre, siempre hacia delante.

      Lo que no quita el pararse y enojarse por haber creído encontrar una fuente de felicidad en algo/alguien, y no poder tenerlo por un motivo u otro. La vida es finita, y pasa factura.

      Un abrazo enorme 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *