La suerte no es mi amiga

5 Ago

Ayer fue un día extraño.

No todos los días suelo perder dinero porque se me caiga de los bolsillos, ni las llaves de mi casa (la última vez tenía 11 años cuando las perdí), ni ver amanecer porque he salido de fiesta un día en principio normal (a las dos quería irme a casa). Tampoco ver que mi tío de 52 años recorre en tres días en bici el camino de Avilés a Cáceres para venir a vernos (más de 550km. y sin doparse).

Pero sobre todo que alguien preciosa y a la vez encantadora piense que tengo “algo”. Pero claro… Soy Diego y creo que acumulo bastante mala suerte en la vida (quienes me conocen lo saben)… Por eso dio la casualidad que la cena del P&C me sentó mal y estuve con unos dolores de tripa de escándalo y no puede estar a la altura ni despedirme debidamente.

Una vez más la suerte no estuvo cerca, creo que deberían de dejarme de hacer budú ya…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *