La aduana de crecer – Sharif

12 Ene

Una canción bastante buena que suena genial, pasea por mis oídos de vez en cuando. Podéis escuchar la Aduana de crecer en Spotify o en YouTube.

 

 

La aduana de crecer – Sharif

Mi niñez fue un tren, persiguiendo al horizonte,
que siempre decía: ¡ven! sin saber muy bien a dónde.
El futuro era un país en el confín de la distancia,
lejana nube gris en la ventana de mi infancia.

Y crecer era sencillo, todo tenía brillo,
siempre había una princesa que salvar de algún castillo.
Ya de niño, crecí sentadito en un bordillo,
con sueños en la cabeza y con arena en los bolsillos, sí.

Nadie te cuenta que este cuento es un engaño,
que todo es un invento pa’ que sigas al rebaño.
Que el tiempo pasa lento pero que vuelan los años,
que crecer es aprender a desengaños, que…

Toda la fe, que se pierde ya no vuelve nunca,
y no tío!, no siempre hay respuesta a las preguntas.
Lo único difícil de crecer en esta jungla
es saber seguir de pie cuando todo se derrumba.

Hipnotiza,
No, no se cotiza, el tiempo se desliza,
recuerdo las calles, los parques, tardes rojizas
y mi primer grafiti en la pared con una tiza,

¡Ahora todo se analiza!
Hasta el mismísimo amor sabe a ceniza, los besos agonizan,
todos los días son arenas movedizas,
un sueño que despierta mientras otro cicatriza.

Y miro hacia atrás para recordar quién soy
y miro hacia delante pa’ saber a dónde voy.
Ya no doy gracias al cielo por el pan de hoy
tengo los pies en el suelo sé dónde estoy.

Tras reflexiones, la conclusión es,
que en esta vida no hay un libro de instrucciones.
Solo el corazón es la única bandera
y desde ahí, sí, cada uno vive a su manera.

Y persigue a sus quimeras, los hay que solo busca el oro,
otros la verdad que mueve al globo.
Pero yo fui sobre todo de la escuela del ayuno,
donde los hombres valientes nos pegamos uno a uno.

Y aprendimos a hacer rap sincero en los portales,
sin dinero, sin efectos especiales.
Sólo éramos niños que crecimos enfadados,
cantándole a la vida con los puños apretados, sí.

Y con 29 ya es vivir por vocación,
dormir para soñar y al despertar resignación.
Yo canto la canción de la aduana de crecer,
mientras persigo a la Luna hasta el siguiente amanecer.

Y se me escapa, como el niño que perdió su mapa
todo acaba, el tiempo pasa pasa, eso es madurar.
Tic, tac, tic, tac, tic, tac; y el reloj del corazón siempre tiene la razón
aquellos niños ahora temen ser mayor.

Y miro hacia atrás para recordar quién soy
y miro hacia delante pa’ saber a dónde voy.
Ya no doy gracias al cielo por el pan de hoy
tengo los pies en el suelo sé dónde estoy.

Y miro hacia atrás para recordar quién soy
y miro hacia delante pa’ saber a dónde voy.
Ya no doy gracias al cielo por el pan de hoy
no, no, no, no, no.

One thought on “La aduana de crecer – Sharif

  1. A pesar de no tratarse del tipo de música que suelo escuchar, he de decir “SÍ”. Me gusta. Sí, me ha gustado.
    La letra está bien y (¡¡por fin!!9 hay grupos de hip-hop, rap o como sea, que empiezan a enriquecer el repetitivo bum bum de la caja de música. ¡Mola! Salen ganando ellos y todos.

    Abrazos, Largo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *