Interludio 3 (Nach Scratch)

7 Ago

A veces sueñas demasiado; tanto, que lo real no importa,
sientes que los días te transportan y te sientes solo,
apagado como esta ciudad maldita
que te incita a suplicarle a quienes más te quitan.
Mis lágrimas se han secado,
pagué por mis pecados errados en el pasado,
pero mírame, aquí sentado tan endeble y vulnerable,
callado mientras dejo que el diablo me hable,
me confunde, su voz me aturde y me abandono,
sólo si cierro mis ojos veo este trono que merezco,
pero no lo tengo, jamás pondré mis alma en venta,
prefiero ser feliz Don Nadie a ser leyenda muerta.
Camino lento y no tan atento aunque lo intento,
no me mata el odio ni el lamento,
sólo el tiempo que me arruga como a un papel inservible,
en mares de irreversibles males nado yo el impasible,
niño sensible, el chico travieso y malo,
frágil carne y hueso moldeada al palo,
pero vivo para contarlo y relatarlo,
y sé que es tan fácil morir que tiemblo sólo de pensarlo,
pero que más da, mejor nada que esta odisea,
y si existe un más allá pues bienvenido sea.
Hoy estoy borroso y el cristal no está empañado,
y es porque alguien se ha olvidado del principe destronado,
que usa muñecos rotos y pinta sus sueños rotos,
en un mundo roto, quebrado por la angustia de otros,
es la historia silenciosa que a gritos fue castigada,
hoy miro entre mis manos ¿y qué encuentro? Nada.

Todos tenemos una historia que debe ser contada,
y guardamos un secreto del que nadie sabe nada,
hablamos con la almohada pero no responde,
la verdad esta ahí fuera, sí, pero se esconde. (x2)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *