El no invitado de las largas noches

8 Sep

Hace ya años que el número de horas de sueño que tengo por las noches es bajo, acostándome tarde y levantándome “temprano”. Muchas veces por ver series, enredar, jugar, hablar o leer, intentando ganarle la batalla al sueño para exprimirle algunos minutos más a la noche. Pero hay épocas (más que días), en los que una vez dentro de la cama, por mucho que cierre los ojos no hay manera de dormir. Algunos le llaman a eso insomnio. Otros lo interpretan como que el cuerpo ha hecho tan poquitas cosas que está descansado y no necesitan dormir demasiado. En mi caso, normalmente suele ser por una vocecilla que susurra “Diego, y ahora, ¿qué has hecho?”.

¿A quién no le ha pasado? No hace falta tener una vida repleta de problemas por resolver. Ni encontrarse en las vísperas de un gran acontecimiento. Es más, podría ser un día como cualquier otro, donde no ha pasado nada. ¿Y entonces, por qué? Quizás, y solo quizás, sea que el subconsciente está gritando algo que produce un silencio estridente en nuestros oídos. Algo que no podemos escuchar, pero que nos martillea la cabeza. Los motivos pueden ser variados, cualquier acto o decisión al que no le dimos importancia o creímos que fue correcto, hasta que el subconsciente ha decido lanzar esos pensamientos hacia la superficie.

Porque nadie está libre de errores. De volver a cometerlos, fallar o equivocarse. Tampoco de pasar por alto detalles que marcan la diferencia. Y ahí es cuando empiezas a pensar en cosas que has hecho o que has repetido. Hasta que al final sale el por qué de no dormir con la conciencia tranquila. El cómo combatirlo ya es cosa de cada uno y de la gravedad que tenga. Ignorarlo, enfrentarlo intentando sacar algo en claro, derramar alguna lágrima… o derramar palabras y sentimientos.

Desde hace unos días no duermo demasiado por las noches. Al menos creo saber por qué, otra cosa es que sepa cuál es la solución o en caso de que la sepa, quiera aplicarla. Ya habrá tiempo para soñar. Y de paso, ya habrá tiempo para cumplir sueños.

 

 

2 thoughts on “El no invitado de las largas noches

  1. Intenta evitar los aparatos electronicos después de cenar. Nos activan la mente. Procura leer, ver la tele un rato y apagar el cerebro despues de las diez. En internet hay mas consejillos…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *