Eclipsados

23 Jun

Hoy al ver cualquier medio de comunicación se veía la noticia a todo color y en primera plana de la euforia por la victoria de la selección de fútbol. Y eso que realmente no han ganado nada importante, al menos de momento.

Y es que vivimos en un país un tanto peculiar. Decimos que los extranjeros tienen unos tópicos un poco tontos sobre nosotros, pero lo cierto es que con el fútbol y los toros no andan desencaminados. Hay quien dice que algunos toreros son “héroes” por el valor y el riesgo en las faenas; para mí héroe es aquél que da la vida por los demás a cambio la satisfacción de poder ayudar (algo que algunos no saben apreciar).

Decían los antiguos que dale diversión al pueblo para que olvide lo mal que va todo (más o menos). Y eso se ha visto reflejado hoy. Da igual que un gobierno de supuesto centro-izquierda apruebe leyes derechistas, permita el canon digital, se suba el sueldo constantemente (y ahora se lo congelan previamente habérselo subido), que vaya a ver menos plazas en oposiciones, que el petróleo esté por las nubes pero no se reduzcan los impuestos sobre él, que muchas familias estén al borde del ahogo económico, que cientos de alcaldes abusen de su poder…

Da lo mismo que una penosa oposición esté más preocupada en conseguir desplazar a su “líder” para tener más poder, o que se jacten de lo bien que hizo Aznar en la guerra, que digan que están demasiado moderados cuando rozan el ultraderechismo, que apoyen a la Iglesia como en tiempos medievales…

Simplemente dale fútbol a la gente. Y que las noticias sólo giren entorno a ello. Núblales la razón, para que no vean lo desgraciados que realmente somos. Y mientras aprovecha para robarles un poco más. Para que tengan un poco menos de libertad. Cuando la masa se de cuenta, será demasiado tarde.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *