Desparejados en San Valentín

14 Feb

Hoy es un día racista. Un día de esos que o te sirve para recordar que estás con alguien y le quieres (mal vamos si no te acordabas de eso), o para recordarte (por si no te habías lamentado aún), que estás solito. Y digo que racista porque si no perteneces a la mayoría feliz, parece que no te queda otra que pertenecer a los “forever alone”.

Yo me alegro por la gente que tiene pareja. ¡Ojalá todo el mundo tuviese una persona que pensase en ella, la cuidase, mimase, queriese, besase…! Pero, por unas circunstancias u otras, muchos no tienen esa suerte, al menos hoy por hoy. Sin embargo, algunos medios solo ven la parte buena y se olvidan del resto, y son dañinos con los anuncios y demás. Es como si yo, que camino y puedo correr, hoy me da por ir a un hospital a ver a gente que tiene las piernas escayoladas y les digo: ¡Yo corro y soy feliz, jajajajja mirad cómo disfruto! Ellos, en el mejor de los casos, se alegrarán por mí, pero las probabilidades de que acabe hospitalizado con varias muletas vaya usted a saber dónde, son altas.

Por eso, en el término medio está la virtud. Yo me alegro mucho por las personas que disfrutarán junto a alguien este día. Es más, en algunos casos soy realmente feliz, de esto que me toca la patata, porque su historia es complicada y con pasado triste, y ver cómo por casualidad al final han acabado juntos, es un lujo. Pero también recuerdo a los que no están con nadie (y no porque no quieran), si no porque no han tenido esa posibilidad. Casi todos hemos estado a ambos lados, y sabemos lo que se siente.

Así que tanto para unos como otros, un abrazo. El día pasará, y cada cuál podrá continuar con su modo de vida, sin que cientos de anuncios le recuerden lo evidente.

Y sobre todo recuerda: no eres tú el que encuentra el amor.

One thought on “Desparejados en San Valentín

  1. ¡Como puede no haber comentarios aquí!

    Bueno… me temo que “la mayoría” no es feliz, por mucho que algunos queramos pensar que sí o por mucho que otros quieran convencernos de ello.
    Y el amor eterno, casi no se da, aunque exista.

    Un abrazo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *