Cómo es la vida

12 Ago

Hoy mientras leía un poco las noticias por Internet, me sorprendió sobremanera la de un alemán de 29 años que llevaba 9 meses viviendo en una taquilla de una estación de tren. Por increíble que parezca es cierta, y la historia del chico me ha dado pena. Pena por cómo alguien que aparentemente llevaba una vida normal llega hasta ese punto, alguien que a raíz de que su novia le dejase se fue echando a perder, se metió en el mundo de la droga y acabó de esta manera. ¿Cuántas veces lo hemos pasado tan mal y creemos que hemos perdido el rumbo? ¿Hasta dónde la tristeza nos puede nublar la razón? Me ha impresionado mucho…

(El joven va a ser juzgado por el hecho de vivir ahí, podría ser condenado a 9 meses de cárcel, y como tantos, opino que casi es lo mejor que le puede pasar dado la vida que estaba llevando)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *