Libros, series y películas – Hasta el verano de 2017

12 Jun

Saco al blog de su estado de letargo para dejar por aquí algunos de los libros, series y películas que he visto en lo que va de año.

Libros:

  • El psicoanalista (muy recomendable).
  • El hombre en busca de sentido.
  • Una breve historia de casi todo.
  • Flores para Algernon.
  • El paciente (me encantó y Juan Gómez-Jurado, el autor, me recomendó el libro por Twitter, un detallazo).

Series:

  • Sense8 (segunda y última temporada, la serie se queda sin terminar).
  • Master of None (segunda temporada, me ha vuelto a encantar).
  • Por 13 razones (13 reasons why).
  • Love (segunda temporada, flojita).
  • Ajin.
  • New Girl (cuarta temporada).
  • Los 100 (tercera temporada).
  • Una serie de catastróficas desdichas.
  • Man Seeking Woman (tercera y última; no es de Netflix).

Películas:

  • Amigos de más.
  • Un invierno en la playa.
  • Todo o nada.
  • The discovery (malísima, convirtieron una buena idea en algo malo).
  • Una historia casi divertida.
  • Begin again.
  • Blue Jay.

13 reasons why – (Por 13 razones) – Netflix

16 Abr

Hace poco he terminado de ver unas las mejores series que ha hecho Netflix hasta el momento y que está probablemente entre las tres que más me han gustado: 13 reasons why (Por 13 razones). El argumento es claro, una chica se suicida pero antes de hacerlo deja 13 cintas donde da los 13 motivos/personas que le han hecho tomar esa decisión. Cada una de esas personas escuchará sus cintas y se las deberá pasar al siguiente. No hay trampa ni cartón, la serie es esto y por mucho que deseemos lo contrario, la protagonista muere y no hay final feliz; el autor del libro (en el que se basa la serie), dijo que barajó no ser tan “cruel”, pero que se decantó por esta opción más trágica para dejar más huella.

Rodeada de una banda sonora excelente, con unos personajes muy trabajados y un argumento fuera de lo común, estamos ante una serie que no dejará indiferente a nadie que tenga un poco de corazón. El protagonismo se divide entre la chica que se suicida y el chico que la escucha (y que está secretamente enamorado de ella). Además de la pena que sentiremos por Hannah, empatizaremos con cada una de las emociones de Clay, lo que hará que estemos en una montaña rusa de sentimientos. Creedme cuando digo que es una bomba y que a veces tras ver algún capítulo sentiréis como el corazón se os ha puesto boca abajo o que alguien os ha dado un puñetazo en el estómago. “Por 13 razones” es tremendamente dura y tan pronto estaremos siento la alegría y el amor que desprende Hannah, como sufriendo con Clay según va escuchando las cintas, hasta llegar a un sentimiento de frustración e impotencia terrible.

Trata el suicidio, bullying, acoso, redes sociales… con naturalidad, hasta que muestra toda la crudeza y cómo a veces (no siempre porque haya mala intención real) los actos más nimios pueden llegar a desencadenar sucesos muy traumáticos para otras personas.

Quizás es una serie que debería ponerse en los institutos. “13 reasons why” no es una serie de adolescentes, aquí hay para todos, de hecho queda claro cómo los adultos juegan un papel decisivo ocultando o simplemente no queriendo ver algunas cosas. Como dice uno de los protagonistas, a Hannah le fallaron todos. Por cómo muestra el tema del suicidio (2 de los últimos capítulos son especialmente duros) deja huella especialmente. Como comenté anteriormente, el autor del libro en el que está basada la serie dijo que dudó sobre el final y pensó en hacerlo más dulce, con Hannah salvándose tras tomar una sobredosis de pastillas, pero que lo descartó porque eso le haría perder fuerza a la historia, por eso lo que retrata (sobre todo al final) es tan duro. Que esto no era “una historia más”, creedme cuando digo que no lo es.

Aunque algunas cosas parezcan terriblemente exageradas, no está mal recordar que en España el suicidio es la primera causa de muerte no natural. Aunque existen estadísticas sobre suicidios, no son especialmente reales porque muchas de estas muertes se enmascaran, ya sea por vergüenza o respeto a la persona fallecida. Aún así, en España en 2014 se suicidaron casi 4.000 personas, el doble que las víctimas de tráfico. Es algo oculto en nuestra sociedad (se justifica diciendo que así se evita “el efecto llamada”) y no se le dedica nada en comparación con lo que se gasta en campañas de concienciación sobre los accidentes tráfico o la violencia de género. Proporcionalmente el esfuerzo que hace la sociedad comparado con otras causas es irrisorio.

Es una serie que se sale de lo común y que sin duda merece la pena. Hace pensar, hace sentir, engancha y no defrauda. Dadle una oportunidad a “13 reasons why” y no olvidéis el mensaje que la serie quiere transmitir. Cualquiera podría ser Hannah. No debemos cometer los errores que los protagonistas cometieron.

BoJack Horseman

28 Dic

Este año he visto bastantes series raras y alocadas. Algunas de ellas han sido fruto de las recomendaciones de @gon, que decía que les diese algún capítulo de margen para entenderlas. Con BoJack Horseman he necesitado unos cuantos para engancharme (más que con Men Seeking Woman, cuyo regreso espero con ganas) y quizás no me haya llenado tanto como otras. Pero tiene unos capítulos memorables, tanto para la risa, como para tratar asuntos serios y quedarse helado con los golpes de dureza y realidad que a veces retrata.

Porque más allá de que en BoJack Horseman haya mezcla de humanos y animales (con muchos guiños al comportamiento “natural” de estos), todo gira en torno a BoJack, una antigua estrella de Hollywood venida a menos, sumida en el egocentrismo, el alcohol y las drogas; buscando odiarse menos y convencerse de que no es tan malo ni piensa sólo en él. Realmente la serie es divertida (hay un capítulo “mudo” debajo del agua que es una verdadera joya) y el argumento alocado (en otro roba la “D” de Hollywood por amor; no tiene desperdicio), pero es el cómo se moldea y detalla cada personaje lo que le da más riqueza. En ocasiones es una parodia que exagera cómo llegamos a ser cuando tocamos fondo, o cómo se puede sentir uno cuando no encuentra sentido a su vida. O cuando los sueños se cumplen, pero aún así simplemente no sentimos nada.

Pero volvamos a BoJack, al fin y al cabo todo debe girar a través de él. Aunque tiene buen corazón, en los momentos de tomar las decisiones importantes realmente solo piensa en cómo le puede afectar a él. Y cuando en varias ocasiones logra lo que siempre quiso (sentimental y profesionalmente), eso no le hace feliz y se vuelve a meter en una espiral de odio a sí mismo y vacío existencial.

Curiosamente a principios de año vi sin saberlo un cachito de la serie en la que uno de los personajes, Mr. Peanetbutter, tras tranquilizar a su novia porque estaba mal y darle mimos, cuando ya estaba feliz le soltó:

Sweetie, you know I support you, whatever you want to do, but you’re not gonna find what you’re looking for in these awful made-up places. The universe is a cruel, uncaring void. The key to being happy isn’t a search for meaning. It’s to just keep yourself busy with unimportant nonsense, and eventually, you’ll be dead

Así, sin anestesia. La mezcla de bromas con perlas como éstas es la que le da un poco más de sentido, más profundidad a unos personajes por los que es imposible no sentir cierto aprecio.

Aquí dejo algunas otras frases de o para Bojack:

A veces, cuando eres adulto, lo correcto no es siempre lo mejor.

 

– Pensaba en lo que dijiste…
– Deja de hacer eso. Nadie debería pensar en lo que digo. (…) Taneisha, nadie completa a nadie. Eso no es real. Si encuentras a alguien que medianamente toleras, hinca las uñas y no la sueltes.
– ¿Debería conformarme y ya?
– Sí, gracias. Exacto, confórmate. Si no, te volverás más vieja, más intolerante y más solitaria. Y harás cualquier cosa para llenar ese agujero con amigos, con una carrera, con sexo casual… Pero el vacío no se llenará. Y, un día, vas a mirar alrededor y verás que todos te adoran, pero nadie quiere estar contigo. Y esa es la sensación más solitaria del mundo.

 

De eso se trata el teatro. Le hace creer que está en control, pero la sola idea de control es un mito. El universo es una bestia salvaje. No puede domarla. Solo puede vivir dentro de ella.

 

Y si hay que ponerle música, sin duda Parade, de Kevin Morby, en un capítulo durísimo (en el sentido emocional, porque en el final deja a un lado “lo divertido” para ser terriblemente real) en el que es imposible no sentir cariño hacia Bojack e identificado mínimamente por errores, decisiones… En él (ojo SPOILER) rompe con su pareja (como él mismo dice, les ha pasado como a todas las parejas que ha tenido, que le dejan cuando se les cae la venda, el “enamoramiento” y ven lo que es en realidad), deja tirado a su único amigo real y acude en busca de lo que siempre quiso (y cuando pase eso, verás otro capítulo tremendo, donde se ve cómo a veces la razón pierde contra el corazón y la miseria sale a flote. Todo esto aderezado con risas, porque sí, esto no deja de ser una comedia).

En definitiva, ya sea porque quieras echarte unas risas, o porque quieras ver el trasfondo que tiene, la serie es muy recomendable.

De repente todo se vuelve tan simple que asusta

9 Oct

De repente todo se vuelve tan simple que asusta. Perdemos las necesidades, se reduce el equipaje.

Las opiniones de los demás, son realmente de los demás, incluso si son sobre nosotros; no importa.

Abandonamos las certezas porque ya no estamos seguros de nada. Y no nos hace falta. Vivimos de acuerdo con lo que sentimos.

Dejamos de juzgar, porque ya no hay bien o mal, sino más bien la vida que eligió cada uno.

Finalmente entendemos que todo lo que importa es tener paz y tranquilidad, es vivir sin miedo, es hacer lo que alegra el corazón en ese momento. Y nada más.

Cuando descubrimos todo eso es cuando llega la satisfacción plena. La verdadera felicidad.

Lo que enseñan las lesiones (Víctor Valdés)

14 Ago

Puedes tener todo el dinero del mundo, fama, estar rodeado de lujos y vivir en otra realidad… Pero en la salud, ahí además hay que tener mucha suerte. Esto viene a cuento de un vídeo que he encontrado sobre Víctor Valdés, el exportero del Barcelona. Como deportista era muy bueno, hasta que quizás se subió un poco a la parra y solo con golpes de realidad fue cayendo de ella. Quizás ya en su último año en el Barsa, cuando nadie le fichó y finalmente aguantó allí y probablemente hizo una de sus mejores temporadas, fue cuando volvió a estar con los pies en la tierra. Luego tuvo mala suerte con su lesión y ahí, recibió otra bofetada de realidad, quizás cuando ya no era necesaria.

En este fragmento de una entrevista que le hacen, cuenta lo que ha aprendido de esto y nos permite ver cómo cuando se llega a determinados ámbitos de fama/poder se deja de tener contacto con la realidad. Se vive en otro mundo. Por eso nos resulta tan complicado entender la frialdad o desapego con que tratan determinados asuntos aquellos que creen (o están) muy por encima del resto.

La vida, casi siempre, pone a todos en su lugar (de una forma más o menos cruel). No es justa, pero es la que hay.