Tranquilo 2017

31 Dic

Después de un año donde me independicé, me compré un coche y me fui de vacaciones a Japón, estaba claro que tocaba un año de tranquilidad y transición. Aún así, ha habido nueva mudanza a un piso un poco más grande y céntrico que ayudaba a cosas como ir a clases de francés (ojo futuro, a ver dónde acaba esto). Y ya puestos a volver a hacer cosas, el regreso a un equipo de baloncesto Legendario para matar el gusanillo de competir.

Evidentemente no ha sido un año de grandes viajes, pero he disfrutado muy mucho de los que hubo: Oporto (me encantó la ciudad), Setúbal (desconexión total, playita y cervezas) y Málaga y el Caminito del Rey (muy recomendable y los pueblos de alrededor preciosos). También ha habido visitas a Sevilla a ver a Compo, a Valladolid a comer crepes, Salamanca, Trujillo, Jerte, Valverde y Gata. Me queda pendiente un año más el ir a Madrid, aunque a este ritmo será Marsella…

He leído libros que me han encantado y he visto no pocas series (resumen de libros y series de 2017). He visto alguna obra de teatro y salvo en los últimos meses del año, he hecho menos deporte del que me gustaría.

Tengo pendientes unos cuantos post en el blog (cada vez más abandonado), alguna cosa bonita escrita por Tumblr (musas…) y algunas cosillas que intentaré ir cerrando este año próximo.

Resumen breve para un año más que, realmente, no ha sido malo y del que no salgo con la sensación de querer darle una patada. Muchos besos y abrazos para todos y que tengáis un feliz 2018.

 

Breves

26 Nov

Necesito volver a escuchar una voz dulce en mi oído,

una persona que sea casa,

un abrazo de los de “todo irá bien”,

un “no importa lo que haya fuera”,

que se me erice la piel.

Libros, series y películas – Hasta el verano de 2017

12 Jun

Saco al blog de su estado de letargo para dejar por aquí algunos de los libros, series y películas que he visto en lo que va de año.

Libros:

  • El psicoanalista (muy recomendable).
  • El hombre en busca de sentido.
  • Una breve historia de casi todo.
  • Flores para Algernon.
  • El paciente (me encantó y Juan Gómez-Jurado, el autor, me recomendó el libro por Twitter, un detallazo).

Series:

  • Sense8 (segunda y última temporada, la serie se queda sin terminar).
  • Master of None (segunda temporada, me ha vuelto a encantar).
  • Por 13 razones (13 reasons why).
  • Love (segunda temporada, flojita).
  • Ajin.
  • New Girl (cuarta temporada).
  • Los 100 (tercera temporada).
  • Una serie de catastróficas desdichas.
  • Man Seeking Woman (tercera y última; no es de Netflix).

Películas:

  • Amigos de más.
  • Un invierno en la playa.
  • Todo o nada.
  • The discovery (malísima, convirtieron una buena idea en algo malo).
  • Una historia casi divertida.
  • Begin again.
  • Blue Jay.

13 reasons why – (Por 13 razones) – Netflix

16 Abr

Hace poco he terminado de ver unas las mejores series que ha hecho Netflix hasta el momento y que está probablemente entre las tres que más me han gustado: 13 reasons why (Por 13 razones). El argumento es claro, una chica se suicida pero antes de hacerlo deja 13 cintas donde da los 13 motivos/personas que le han hecho tomar esa decisión. Cada una de esas personas escuchará sus cintas y se las deberá pasar al siguiente. No hay trampa ni cartón, la serie es esto y por mucho que deseemos lo contrario, la protagonista muere y no hay final feliz; el autor del libro (en el que se basa la serie), dijo que barajó no ser tan “cruel”, pero que se decantó por esta opción más trágica para dejar más huella.

Rodeada de una banda sonora excelente, con unos personajes muy trabajados y un argumento fuera de lo común, estamos ante una serie que no dejará indiferente a nadie que tenga un poco de corazón. El protagonismo se divide entre la chica que se suicida y el chico que la escucha (y que está secretamente enamorado de ella). Además de la pena que sentiremos por Hannah, empatizaremos con cada una de las emociones de Clay, lo que hará que estemos en una montaña rusa de sentimientos. Creedme cuando digo que es una bomba y que a veces tras ver algún capítulo sentiréis como el corazón se os ha puesto boca abajo o que alguien os ha dado un puñetazo en el estómago. “Por 13 razones” es tremendamente dura y tan pronto estaremos siento la alegría y el amor que desprende Hannah, como sufriendo con Clay según va escuchando las cintas, hasta llegar a un sentimiento de frustración e impotencia terrible.

Trata el suicidio, bullying, acoso, redes sociales… con naturalidad, hasta que muestra toda la crudeza y cómo a veces (no siempre porque haya mala intención real) los actos más nimios pueden llegar a desencadenar sucesos muy traumáticos para otras personas.

Quizás es una serie que debería ponerse en los institutos. “13 reasons why” no es una serie de adolescentes, aquí hay para todos, de hecho queda claro cómo los adultos juegan un papel decisivo ocultando o simplemente no queriendo ver algunas cosas. Como dice uno de los protagonistas, a Hannah le fallaron todos. Por cómo muestra el tema del suicidio (2 de los últimos capítulos son especialmente duros) deja huella especialmente. Como comenté anteriormente, el autor del libro en el que está basada la serie dijo que dudó sobre el final y pensó en hacerlo más dulce, con Hannah salvándose tras tomar una sobredosis de pastillas, pero que lo descartó porque eso le haría perder fuerza a la historia, por eso lo que retrata (sobre todo al final) es tan duro. Que esto no era “una historia más”, creedme cuando digo que no lo es.

Aunque algunas cosas parezcan terriblemente exageradas, no está mal recordar que en España el suicidio es la primera causa de muerte no natural. Aunque existen estadísticas sobre suicidios, no son especialmente reales porque muchas de estas muertes se enmascaran, ya sea por vergüenza o respeto a la persona fallecida. Aún así, en España en 2014 se suicidaron casi 4.000 personas, el doble que las víctimas de tráfico. Es algo oculto en nuestra sociedad (se justifica diciendo que así se evita “el efecto llamada”) y no se le dedica nada en comparación con lo que se gasta en campañas de concienciación sobre los accidentes tráfico o la violencia de género. Proporcionalmente el esfuerzo que hace la sociedad comparado con otras causas es irrisorio.

Es una serie que se sale de lo común y que sin duda merece la pena. Hace pensar, hace sentir, engancha y no defrauda. Dadle una oportunidad a “13 reasons why” y no olvidéis el mensaje que la serie quiere transmitir. Cualquiera podría ser Hannah. No debemos cometer los errores que los protagonistas cometieron.