Cómo hacerte saber que siempre hay tiempo

9 Ene

¿Cómo hacerte saber que siempre hay tiempo?

Que uno sólo tiene que buscarlo y dárselo.
Que nadie establece normas salvo la vida.
Que la vida sin ciertas normas pierde forma.
Que la forma no se pierde con abrirnos.
Que abrirnos no es amar indiscriminadamente.
Que no está prohibido amar.
Que también se puede odiar.
Que el odio y el amor son afectos.

Que la agresión porque sí hiere mucho.
Que las heridas se cierran.
Que las puertas no deben cerrarse.
Que la mayor puerta es el afecto.
Que los afectos nos definen.
Que definirse no es remar contra la corriente.
Que no cuánto más fuerte se hace el trazo, más se dibuja.
Que buscar un equilibrio no implica ser tibio.
Que negar palabras es abrir distancias.
Que encontrarse es muy hermoso.
Que el sexo forma parte de la vida.
Que la vida parte del sexo.
Que el porqué de los niños tiene un porqué.
Que querer saber de alguien no es sólo curiosidad.
Que saber todo de todos es curiosidad malsana.
Que nunca está de más agradecer.
Que autodeterminación no es hacer las cosas solo.
Que nadie quiere estar solo.
Que para no estar solo hay que dar.

Que para dar debimos recibir antes.
Que para que nos den también hay que saber cómo pedir.
Que saber pedir no es regalarse.
Que regalarse en definitiva es no quererse.
Que para que nos quieran debemos demostrar qué somos.
Que para que alguien sea hay que ayudarlo.
Que ayudar es poder alentar y apoyar.
Que adular no es ayudar.
Que adular es tan pernicioso como dar vuelta la cara.
Que las cosas cara a cara son honestas.
Que nadie es honesto porque no robe.
Que cuando no hay placer en las cosas no se está viviendo.
Que para sentir la vida, no hay que olvidarse que existe la muerte.
Que se puede estar muerto en vida.
Que se siente con el cuerpo y la mente.
Que con los oídos se escucha.

Que cuesta ser sensible y no herirse.
Que herirse no es desangrarse.
Que para no ser heridos, levantamos muros.
Que quien siembra muros, no recoge nada.
Que casi todos somos albañiles de muros.
Que sería mejor construir puentes.
Que sobre ellos se va a la otra orilla y también se vuelve.
Que volver no implica retroceder.
Que retroceder también puede ser avanzar.
Que no por mucho avanzar se amanece más cerca del sol.

Mario Benedetti

 

 

Muros, puertas cerradas, muros más altos… Todos los hemos hecho, lo hacemos o lo seguiremos haciendo. Para separarnos del resto del mundo, para evitar que otras personas puedan influirnos, afectarnos, acercarse, tocar donde otros tocaron; o simplemente que tengan la llave para llegar lo suficientemente dentro como para dar las más profundas alegrías o las más dolorosas decepciones. Unos son visibles, otros no tantos. Los hay construidos con lágrimas y dolor. Otros simplemente por la apatía con el mundo. ¿Destruírlos y crear puentes? Sin duda sería lo mejor, pero seamos realistas, quizás habría que entender por qué se hicieron. Su propósito, su razón.

Maldigo los muros que he puesto. Y aquellos ajenos por los que he intentado escalar una y otra vez, de los que he caído mil y una veces mientras que otros podían pasar por la puerta sin rasguños. Pero es cuestión de decisiones, de escoger hasta dónde llegar, hasta dónde merece la pena todo. De cómo somos. De quiénes fuimos. De a dónde iremos.

Dadme tiempo.

He’s not perfect

1 Feb

Lo leí hace un tiempo, y me parece precioso:

He’s not perfect. You aren’t either, and the two of you will never be perfect. But if he can make you laugh at least once, causes you to think twice, and if he admits to being human and making mistakes, hold on to him and give him the most you can. He isn’t going to quote poetry, he’s not thinking about you every moment, but he will give you a part of him that he knows you could break. Don’t hurt him, don’t change him, and don’t expect more than he can give. Don’t analyze. Smile when he makes you happy, yell when he makes you mad, and miss him when he’s not there. Love hard when there is love to be had. Because perfect guys don’t exist, but there’s always one guy that is perfect for you.

Él no es perfecto. Tú tampoco, y ninguno de los dos lo será. Pero si él puede hacerte reír al menos una vez, si te hace pensar dos veces, y si admite ser humano y cometer errores, aférrate a él y dale todo lo que puedas. Él no va a recitar poesía, no estará pensando en ti a cada momento, pero te dará una parte de él que sabe que podrías romper. No lo lastimes, no lo cambies, y no esperes más de lo que te pueda dar. No lo analices. Sonríe cuando te haga feliz, grita cuando te vuelva loca, y échalo de menos cuando no esté allí. El amor es fuerte cuando se tiene amor. Porque los chicos perfectos no existen, pero siempre hay uno que es perfecto para ti.

Miedo

28 Dic

No tendré miedo.

El miedo es el asesino de la mente.

El miedo es la pequeña muerte que lleva a la aniquilación total.

Afrontaré mi miedo.

Dejaré que pase a través de mi y por encima de mí.

Y cuando haya pasado giraré mi ojo interior

para husmear su camino.

Y por donde haya pasado el miedo,

no quedará nada,

excepto yo.

(Frank Herbert)

Esclavos del destino

13 Jun

La codicia ha contaminado las almas de los hombres,
ha levantado en el mundo barricadas de envidia, de rencor,
nos ha llevado a la miseria y a la matanza.
Hemos crecido demasiado deprisa, ¿y de qué ha servido?
La tecnología, que proporciona abundancia, nos ha dejado en la indigencia;
nuestra ciencia, nos ha hecho cínicos;
nuestra inteligencia, duros y vacíos.
Hemos empezado a pensar, pero hemos dejado de sentir…
Nos hemos convertido, en esclavos del destino.

(…)

Ahora mi voz está llegando a miles de seres del todo el mundo:
a hombres, mujeres y niños desesperados,
víctimas de un sistema que oprime a los inocentes…
Aquellos que puedan oírme, les digo que no desesperen.
Nuestra desgracia es consecuencia de la pasajera avaricia
y la amargura de los hombres que temen el camino del progreso humano.
El odio de los hombres pasará, y los gobernantes morirán,
y el poder que quitaron al pueblo volverá, al pueblo.
¡Soldados! No dejéis que el futuro os esclavice:
¡Luchad, luchad por la libertad!

Nach (Un día en suburbia), inspirada en el discurso de Charles Chaplin en “El gran Dictador”

(Gracias a Alonso por el aviso)

“If” de Rudyard Kilpling

30 May

Si puedes conservar la cabeza cuando a tu alrededor
todos la pierden y te echan la culpa;
si puedes confiar en ti mismo cuando los demás dudan de ti,
pero al mismo tiempo tienes en cuenta su duda;
si puedes esperar y no cansarte de la espera,
o siendo engañado por los que te rodean, no pagar con mentiras,
o siendo odiado no dar cabida al odio,
y no obstante no parecer demasiado bueno, ni hablar con demasiada sabiduría…
Si puedes soñar y no dejar que los sueños te dominen;
si puedes pensar y no hacer de los pensamientos tu objetivo;
si puedes encontrarte con el triunfo y el fracaso
y tratar a estos dos impostores de la misma manera;
si puedes soportar oír la verdad que has dicho:
tergiversada por bribones para hacer una trampa para los necios,
o contemplar destrozadas las cosas a las que habías dedicado tu vida
y agacharte y reconstruirlas con las herramientas desgastadas…
Si puedes hacer un hato con todos tus triunfos
y arriesgarlo todo de una vez a una sola carta,
y perder, y comenzar de nuevo por el principio
y no dejar de escapar nunca una palabra sobre tu pérdida;
y si puedes obligar a tu corazón, a tus nervios y a tus músculos
a servirte en tu camino mucho después de que hayan perdido su fuerza,
excepto la voluntad que les dice ¡continuad!
Si puedes hablar con la multitud y perseverar en la virtud
o caminar entre reyes y no cambiar tu manera de ser;
si ni los enemigos ni los buenos amigos pueden dañarte,
si todos los hombres cuentan contigo pero ninguno demasiado;
si puedes emplear el inexorable minuto
recorriendo una distancia que valga los sesenta segundos
tuya es la Tierra y todo lo que hay en ella,
y lo que es más, serás un hombre, hijo mío.