Dos vídeos motivantes

24 Nov

Hace poco he visto dos vídeos que me han encantado. El primero es Michael Jordan, ÉL, diciendo lo que todos debemos grabarnos a fuego: “Voy a convertirme en lo que sé que soy”.

 

 

El segundo, una filosofía y una forma de ver la vida: sonreír y sacar sonrisas a los demás; porque algún día, sí, algún día, cuando menos te lo esperes, te harán sonreír a ti también. Y no lo olvidarás. Es precioso y merece la pena verlo.

 

 

No te limites a sobrevivir. VIVE.

Ya perdoné errores imperdonables

20 Nov

Vida.

Ya perdoné errores casi imperdonables.
Trate de sustituir personas insustituibles,
de olvidar personas inolvidables.

Ya hice cosas por impulso.
Ya me decepcioné con algunas personas,
mas también yo decepcioné a alguien.

Ya abracé para proteger.
Ya me reí cuando no podía.
Ya hice amigos eternos.

Ya amé y fui amado,
pero también fui rechazado.
Ya fui amado y no supe amar.

Ya grité y salté de felicidad.
Ya viví de amor e hice juramentos eternos,
pero también los he roto y muchos.

Ya lloré escuchando música y viendo fotos.
Ya llamé sólo para escuchar una voz.
Ya me enamoré por una sonrisa.

Ya pensé que iba a morir de tanta nostalgia y…
Tuve miedo de perder a alguien especial
(y terminé perdiéndolo).

¡¡Pero sobreviví!!
¡Y todavía vivo!
No paso por la vida.
Y tú tampoco deberías sólo pasar…
¡VIVE!

Bueno es ir a la lucha con determinación
abrazar la vida y vivir con pasión.
Perder con clase y vencer con osadía,
porque el mundo pertenece a quien se atreve,
y la vida es mucho más para ser insignificante.

Este texto es del genial Charles Chaplin.

 

Apreciar el día a día

10 Feb

Hace un tiempo oí en la tele (sí, alguna vez hay que darle una oportunidad), de la mano de Elsa Punset, un pequeño consejo para conseguir ser un poco más optimista. Parece una tontería, y probablemente por sí sola no basta, pero al menos nos hará pensar a la larga, si estamos en el camino que realmente queremos, o nos hemos estancado. Pero sobre todo, al menos veremos algo positivo, aunque sea por un instante.

La idea es simple: lápiz y papel (o un bloc de notas, o simplemente cuando te metes en la cama al dormir, dedicar un minutejo a pensarlo), y escribir 5 cosas simples que te hayan alegrado el día. 5 guiños, cosas que te hayan sacado una sonrisa, o simplemente que valoras haber hecho. Y repetir esto durante un tiempo, a ver qué sale.

Cosas malas siempre pasan (y pasarán, ley de vida es). Al menos así, entre tantos errores, problemas, agobios, rutina, aburrimiento… saldrá algo bueno a la luz. Lo dice un tipo oscuro.