A mi yo de ayer – Rayden

7 Sep

Unas entradas atrás hablé de esta canción, ahora lo justo es que ponga aquí de nuevo el vídeo y su letra. “A mi yo de ayer”, cuántas veces nos habría venido genial que nuestro yo del futuro nos diera una palmadita en la espalda y nos dijera que todo irá bien.

A mi yo de ayer – Rayden

Hola, tú a mí no me conoces,
aunque yo a ti sí,
como la palma de mi mano.
Y sé que tendrás muchas preguntas,
y muy pocas certezas.
Así que…

Me pregunto si me oyes todavía,
si queda algo de ti en mi lejanía.
Yo que soy el fruto de tus fallos y virtudes,
tus derrotas y victorias, tus aciertos y manías.
La suma de tus noches y reproches de tus días.
La resta de tus gestas, de tus idas y venidas.
Por si me contestas a preguntas con preguntas
te diré que hay respuestas que no serán respondidas.
Que sepas que la ira caduca pero contamina,
que no hay camino sino estela de los que caminan,
sin quitamiedos.
Que te podrás llevar el palo de tu vida
o llegar a donde nadie llegó ni en sus sueños.
No hay imposibles, solo improbables,
para que cobardes no se atrevan presos por el miedo.
No dejes que nadie te diga que no hagas esto, aquello,
que no sirves ni que vales, porque vales más que ellos.

¡Eh! No quieras compararte,
nunca es demasiado tarde para que alguien rectifique.
Que la gente ya no busca espejos donde mirarse,
solo malos ejemplos que los justifiquen.
Que la línea que más cuides sea la de tu sonrisa,
y que sea más curva cuanto más la cuides.
Y que todo el que te mire vea
que la vida se mide en los momentos en los que te sientes vivo
Así que, ¡vive!

A mi yo de ayer:
Lo siento si no fui lo que quisiste ser,
te juro que lo hice lo mejor que supe hacer.
Intenté crecer feliz en este mundo cruel,
quise cambiar el planeta y llevarlo al papel.
Aunque si hago mala letra para hacer el bien,
esto sé que no es gran cosa,
pero has de saber
que el día de mañana podrás conocer mi bien.
A mi yo de ayer.

Trata de decir siempre lo que sientes,
siempre lo que pienses realmente.
No digas todo lo que piensas,
pero piensa todo lo que dices.
Diferencia entre gente normal y la corriente.
Que los amigos y amores vienen y van,
pero solo los verdaderos al final se quedan.
Que jamás cambies lo que más ames en vida
por lo que en el momento deseas
se pasa y la vida es pasajera.
No prometas feliz, no respondas enfadado,
ni decidas con el día gris.
Perdona rápido, agradece lento.
Quiere de verdad contento
y nunca dejes que no te vean reír.
Duerme menos y sueña más, sueña despierto,
con ojos abiertos los sueños se hacen realidad.
Que las mejores cárceles no tienen vallas,
y los peores ángeles no tienen alas
pero saben volar.

No des nada por supuesto,
siempre se está a tiempo para esbozar un ‘perdón, lo siento’.
Que perder es otra forma de ganar.
Que en este mundo superficial
lo que importa está cubierto.
Que no hay dolor ni error que no enriquezca,
como la piedra con la que tropiezas y repites.
Por eso pide que te quieran cuando menos lo merezcas,
Posiblemente sea cuando más lo necesites.

A mi yo de ayer:
Lo siento si no fui lo que quisiste ser,
te juro que lo hice lo mejor que supe hacer.
Intenté crecer feliz en este mundo cruel,
quise cambiar el planeta y llevarlo al papel.
Aunque si hago mala letra para hacer el bien,
esto sé que no es gran cosa,
pero has de saber
que el día de mañana podrás conocer mi bien.
A mi yo de ayer.

Que quien te quiere también daña.
(Ayer)
Que hay miradas que lo dicen todo
y ojos que no dicen nada.
(Nada)
Que se coge antes a un cojo
ya que un mentiroso también es hombre de palabra.
(De palabra)
Que la apariencia engaña,
que a veces la mayor sonrisa
esconde tras de sí una doble cara.
Que todo lo bueno y lo malo se acaba.
Por eso disfruta como si no hubiera mañana.

Y sí, sé que podría decirte el número premiado de la lotería, o incluso
decirte cuál de las mujeres será la única que te acompañará el resto de
tu vida. Pero ni yo mismo lo sé y si te lo dijese no llegarías a ser yo.
Así que quiere, déjate querer, supera, disfruta, aprende, que todo llega.

Hasta que se acostumbre a la oscuridad

26 Ago

De las canciones más tristes de M-Clan, sin duda. Gracias a la gente que está ahí apoyando en estos momentos.

Hasta que se acostumbre a la oscuridad – MClan

Dadle la mano,
es nuevo ahí,
en ese sitio extraño
como un abismo desde aquí.

Se quedó sumergido
engañando al tiempo, bajo un iceberg,
burbujas que se pierden
y ya no alcanzo a ver.

Hasta que se acostumbre a la oscuridad
os pido que le hagáis un lugar.
No cerréis la puerta, no dejéis de hablar.

¿Cuánto tiempo tiene que pasar,
hasta que se acostumbre a la oscuridad?

Ahora es el centro de un radio infinito,
en un eclipse eterno, un cortocircuito.
Vosotros que llegasteis antes, decidle la verdad,
¿por qué este frío intenso? ¿por qué esta soledad?

Hasta que se acostumbre a la oscuridad
os pido que le hagáis un lugar.
No cerréis la puerta, no dejéis de hablar.

¿Cuánto tiempo tiene que pasar
hasta que se acostumbre a la oscuridad?

Ey, vosotros, no sé si estáis ahí.
¿Por qué no contestáis? ¿o es que no me oís?

Hasta que me acostumbre a la oscuridad
os pido que me hagáis un lugar,
que no cerréis la puerta, ¡no dejéis de hablar!

¿Cuánto tiempo tiene que pasar
hasta que me acostumbre a la oscuridad?
Hasta que me acostumbre a la oscuridad

Muy abajo, más allá
el frío intenso y la profundidad.

Muy abajo, más allá
el frío intenso y la profundidad.

Qué larga es la noche – Platero y tú

23 Ago

Qué larga es la noche – Platero y tú

Sé que esta noche no voy a dormir.
El sudor y los nervios se adueñan de mí,
y con la almohada empapada en sudor contaré los minutos…
¡Qué lento anda ahora ese reloj!
Este silencio me sienta fatal.
Los recuerdos se encienden en la oscuridad.
Si con un puñal yo pudiera matar esa imagen que nunca…
nunca, ¡nunca puedo borrar!
No puedo seguir, ni una sola noche más así.
No estoy tan solo en mi habitación,
me acompaña el latido de mi corazón
y con la almohada empapada en sudor contaré los minutos…
¡Qué lento anda ahora ese reloj!
No puedo seguir, ni una sola noche más así.
¡Qué larga es la noche; si esperas el día!
Los sueños que busco no encuentro… en la oscuridad.

Los buenos, de Vetusta Morla

23 Dic

Hace unas semanas, de forma casual, apareció por Spotify una recomendación de Vetusta Morla. No los suelo escuchar, di una oportunidad a su último disco (Los ríos de Alice) y me gustó. Probablemente la gente a la que le gusta este grupo me llame de todo, porque en el álbum solo hay canciones instrumentales y lo empecé a escuchar mientras estudiaba porque me mantenía relajado. He dicho que son todas instrumentales pero no es del todo cierto, hay una excepción, la última canción, una que tocaban desde hace tiempo pero que nunca habían publicado en un disco. Precisamente es ésa sobre la que os dejo aquí la letra y vídeo, Los buenos. Aclarar, que este disco en realidad recoge la banda sonora que hicieron para un juego con ese mismo nombre, Los ríos de Alice. Sobre gustos no hay nada escrito (por cierto, ¿qué expresión más absurda, no?), espero que la disfrutéis.

 

 

Letra de Los buenos de Vetusta Morla

Las ganas de inventar y una tiza al cielo,

marcarán la frontera de mi razón.

Y un arsenal de paciencia y celos

nos recuerdan, las chicas no pagan dinero.

 

Y a la vez que lo sagrado, siempre es pequeño

tus fantasmas me pueden resucitar.

Mi colección de angelitos negros

nos recuerdan, tenemos lo que merecemos.

 

Lo sé porque muchos ya se fueron

y hoy sigo sus pasos al caminar.

Y aquí tú y yo, solo quedamos los buenos,

nadie nos enseña donde parar.

 

No te asuste el desgastarme, soy eterno

y esas manos tan puras como el coral.

Ya llegará lo del cementerio

y solo entonces lo mismo será que no serlo.

 

Lo sé porque muchos ya se fueron

y hoy sigo sus pasos al caminar.

Y aquí tú y yo, solo quedamos los buenos

nadie nos enseña donde parar.

 (…)

Tan flaco ya – ESKEL

11 Sep

Hoy hago sitio para una canción de un tío genial, que a pesar de los golpes de la vida siempre ha seguido ahí, de pie y micro en mano. Además, esta semana será especial para él. Merece la pena que le escuchéis. Su Twitter es @Misacalone.

 

Tan flaco ya – ESKEL

Es como mirarla a ella cuando no sabe que la miro

y me delata mi sonrisa, suspiros en silencio,

en secreto, y sin prisas sin más… (y qué pasa si vas a…).

Otra vez aquí sentado contando en el papel lo que me queda

un instante, para tocar su manos cuando pueda.

El horizonte, al fondo, en esa larga carretera

y el momento de verla llegar, no importa la espera.

Siempre he sido de decir lo que siento entre canciones,

de no seguir guiones y de imaginar cómo sería.

Nunca he sido de malgastar opciones,

de mentiras, ilusiones, solo con miradas lo decía.

Yo te espero en aquel banco, puedo parecer un loco

pero no lo soy, soy mitad poeta como pocos

y así voy, así que deja que te escriba

que si todo esto se va, quiero que al menos lo escuches hoy

Lo que sientes sale solo si es sincero

no intentes que todo sea perfecto, solo verdadero.

No tengo nada que perder,

ver un nuevo amanecer mientras te escribo

eso es todo lo que quiero.

Ni miedo ni dudas, nada de eso me importa,

pero el filo de esta hoja muda a veces me corta.

Que con soledad a solas hace un frío de muerte

y no creo que haya sido suerte que te esté escribiendo ahora.

Yo soy más que mis canciones más que esos poemas

que definen corazones que jamás valen la pena.

Mi firma en cada tema, no juego si hay dolor,

pero me quedo si es amor y es tu fuego el que me quema.

Del pasado los recuerdos,

del futuro las sorpresas,

del presente la sonrisa de sus ojos cuando besa.

Cuando pesan estas frases que te escribo y están rotas,

tan flaco ya que hasta el corazón se me nota.