Noches blancas

18 Oct

Tenía esta cita guardada desde hace un tiempo (no siempre lo que aparece por aquí refleja lo sentido en el momento) y dado que hace bastante que no actualizo y quiero recuperar la costumbre de que salgan posts de vez en cuando, ahí va. Es de Dostoievski, del que espero leer algún libro más pronto que tarde.

¿Sabe? Ahora me gusta recordar y visitar en un periodo determinado los lugares donde una vez fui feliz a mi manera, me gusta levantar mi presente en consonancia con un pasado que ya no va a volver y suelo vagar como una sombra, sin necesidad y sin objetivo, apesadumbrado y triste, por las calles y rincones de San Petersburgo. ¡Y en todas partes hay recuerdos! Por ejemplo, me acuerdo de que justo hace un año aquí, justo en este momento, a esta hora, vagaba por esta misma acera igual de solitario, igual de apesadumbrado que ahora. Y me acuerdo de que entonces mis sueños eran tristes y que, aunque antes tampoco estaba bien, aun así siento que era más fácil, más tranquilo vivir, siento que no existían estos negros pensamientos que me acechan ahora, que no existían estos remordimientos de conciencia, remordimientos sombríos y lúgubres que ahora no me dejan en paz ni de día ni de noche. Y te preguntas: «¿Dónde están tus sueños?». Y meneas la cabeza y te dices: «¡Qué rápido pasan los años!». Y de nuevo te preguntas: «¿Y qué has hecho tú con tus años? ¿Dónde has enterrado tu mejor época? ¿Has o no vivido? Mira —te dices—, mira, en el mundo empieza a hacer frío». Y pasarán más años y con ellos vendrá la lóbrega soledad, vendrá la temblorosa vejez con un bastón y, con ellos, la melancolía y el desaliento. Palidecerá tu mundo de fantasía, cesará, se marchitarán tus sueños y se caerán como las hojas amarillas de los árboles… Ay, Nástenka, qué triste será quedarse solo, completamente solo, sin tener siquiera de qué lamentarse. ¡Nada! ¡Nada de nada! Porque todo lo perdido, todo eso era nada, un cero absoluto y absurdo, ¡no eran sino ensoñaciones!

De repente todo se vuelve tan simple que asusta

9 Oct

De repente todo se vuelve tan simple que asusta. Perdemos las necesidades, se reduce el equipaje.

Las opiniones de los demás, son realmente de los demás, incluso si son sobre nosotros; no importa.

Abandonamos las certezas porque ya no estamos seguros de nada. Y no nos hace falta. Vivimos de acuerdo con lo que sentimos.

Dejamos de juzgar, porque ya no hay bien o mal, sino más bien la vida que eligió cada uno.

Finalmente entendemos que todo lo que importa es tener paz y tranquilidad, es vivir sin miedo, es hacer lo que alegra el corazón en ese momento. Y nada más.

Cuando descubrimos todo eso es cuando llega la satisfacción plena. La verdadera felicidad.

El viaje de Chihiro

31 Jul

Hace tiempo, no recuerdo muy bien cuándo, oí hablar de la película “El viaje de Chihiro”. Al ver algunos resúmenes y opiniones por Internet, vi que se trataba de una película que tuvo mucho éxito hace ya 15 años. Quizás porque me esperaba un poco más, me pareció algo normalita, menos “crítica” con la sociedad japonesa de lo que la pintaban algunas páginas de Internet. Aprovechando el tirón (al estilo maratón de libros de Murakami), puede que vea alguna más de Hayao Miyazaki, estilo “Mi vecino Totoro” o “El castillo ambulante”.

Hay una frase en la película, que dice la gemela Zeniba y sobre la que merece la pena reflexionar:

Nada de lo que sucede se olvida jamás, aunque tú no puedas recordarlo.

La cuerda floja – La MODA

18 Jul

Hasta hace un mes y poco no había oído hablar de este grupo: La Maravillosa Orquesta del Alcohol. De hecho, cuando más tarde alguien me dijo que cómo era que escuchaba a LA MODA, no acababa de entender a que sé refería. Y es que si no lo habéis hecho, estáis tardando. Una voz rota con multitud de instrumentos poco habituales que la acompañan sin eclipsarla y con letras y un sonido que invitan a cantar. En el concierto que hubo en Cáceres en junio, canté cada una de ellas hasta quedarme afónico. Simplemente enormes.

Aquí os dejo la letra y un vídeo de “La cuerda floja”, una de las canciones de su primer disco, “¿Quién nos va a salvar?”. Buena pregunta, ¿verdad?

La cuerda floja – LA MODA & Quique González

Ya sé que el tiempo vuela y nunca lo podré coger;
quizá el día que esté fuera, quizá el día que no esté.
Siempre me miro y pienso, todo lo que pude hacer,
en todo lo que no he hecho, en todo lo que no haré.

Soy uno de esos locos que creen en poder cambiar;
pido siempre dos deseos si veo una sonrisa fugaz.
Ya me creí mentiras, ya no busco la verdad;
dime tú que son los sueños, dime tú lo que es volar.

Algunas series, otros libros

16 May

Qué pereza escribir. Definitivamente solo escribo cuando estoy triste, o eso parece, de ahí que esto sea un erial desde hace tiempo. La vida sigue y bueno, aunque solo sea para acordarme en fin de año de lo que he visto y he leído (aunque debería hacer una reseña de cada), esto es lo que llevo en 2016:

Libros:

  • Baila, baila, baila (Haruki Murakami).
  • El fin del mundo y un despiadado país de las maravillas (Haruki Murakami).
  • La caza del carnero salvaje (Haruki Murakami).
  • Esto no es una historia de amor (José A. Pérez, recomendación del bueno de Gon).
  • Los años de peregrinación del chico sin color (Haruki Murakami).

Series:

  • Master of None (altamente recomendable, es la que más me ha gustado; con un rollo romático, simpático y algo duro)
  • Love.
  • Orange is the New Black.
  • Man Seeking Woman (genial ida de olla a la que te enganchas una vez le pillas el punto. Gran descubrimiento de Gon).
  • Daredevil (la segunda temporada ha sido maravillosa).
  • Marseille.

Películas:

  • 500 días juntos (la recomendación de Cris fue “porque eres tú”).
  • Amigos de más.

Las dos películas me han gustado (más la primera), habría que sumar alguna más pero nada reseñable. A lo mejor se me quita la pereza y escribo un resumen sobre algún libro, por si acaso, dejo un par de citas sin decir de dónde, para evitar spoilers.

-Nunca quisiste ser novia de nadie y ahora eres la mujer de alguien.

-Hasta a mí me sorprendió.

-No creo que yo llegue a entenderlo nunca. Vamos, que no tiene mucho sentido.

-Surgió sin más.

-Pero eso es lo que no entiendo, ¿cómo surgió sin más?

-Solo…solo me levanté un día y lo supe.

-¿El qué?

-Pues lo que no supe seguro contigo…

 

“He pensado tanto en algo que dijiste, sobre cuando te das cuenta de lo rápido que todo se acaba y que no quieres desperdiciar nada bueno. Nunca jamás.”